jueves 19 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CONTRA LA VIOLENCIA A LA MUJER

En las calles, otra vez volvió a oírse el grito por "Ni Una Menos"

Una multitud marchó por las calles del microcentro para pedir justicia para las víctimas de la violencia.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

A las 18, mujeres, jóvenes, adultas mayores y niñas, en una gran mayoría, y personas del grupo de diversidad sexual se congregaron en la Plaza 25 de Mayo. El calor no las detuvo. Llevaban carteles y banderas; el color violeta se destacó. Con bombos y redoblantes, con megáfonos o a viva voz, entonaron distintos cantos que representan las luchas de las mujeres y disidencias. El grito por “Ni Una Menos” volvió a hacerse sentir con fuerza.

Ayer, Catamarca volvió a marchar en el marco de Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la mujer.

Familiares de Brenda Micaela Gordillo y de Anyelén Gallo Arias –dos mujeres víctimas de femicidios- encabezaron la marcha. Con dolor sostuvieron un cartel con la frase “Basta de femicidios, el Estado es responsable”.

La columna comenzó a caminar por calle República. En la esquina de Junín doblaron hacia el sur, con dirección a la Fiscalía General. Allí se detuvieron para exigir justicia para todas las mujeres víctimas de violencia. A la vez, exigieron justicia para Anyelén, asesinada a finales de octubre por manos de su pareja Leonardo Olás.

Luego de recorrer algunas calles del microcentro capitalino, la marcha finalizó en la Plaza 25 de Mayo. Representantes de distintas agrupaciones tomaron la palabra para reflexionar sobre la jornada, sobre las conquistas logradas y las metas que aún quedan por alcanzar. El principal reclamo, que se escuchó durante toda la marcha, fue el pedido de justicia.

Víctimas

En lo que va del año, Catamarca registra tres víctimas de femicidio.

El 11 de febrero, Cinthia Aranda fue baleada por su expareja, el policía Diego Gastón Ortega, en Saujil. Tras una semana de agonía, la mujer falleció. El viernes 4, alrededor de la 1 de la madrugada en el barrio 50 viviendas de la localidad de Saujil, Cinthia estaba en su casa cuando irrumpió Ortega (43), un sargento ayudante. La mujer ya había sido advertida telefónicamente por su hijo de que Ortega había salido con el arma reglamentaria hacia su domicilio. Tanto Cinthia como su hija recibieron los disparos. La joven pudo recuperarse de las heridas pero su madre falleció luego de días de agonía.

El 28 de febrero, Vanessa Delgado, una joven de 28 años, fue asesinada en Santa María. Fue encontrada sin vida con un disparo en la cabeza en un potrero en la casa en la que trabajaba en Andalhuala, Santa María. El cuerpo había sido encontrado por su hija de 12 años alrededor de las 6 de la mañana. Según la información, la niña se despertó y no encontró a su madre por lo que salió a buscarla.

Según informes, el cuerpo presentaba una herida en la cabeza, en la zona de la sien, por lo que de inmediato se puso en conocimiento al fiscal de la Cuarta Circunscripción Judicial, Carlos Laureano Contreras. Mientras se cumplía con las primeras medidas, el cuerpo de un hombre, identificado como Ricardo Antonio Lagoria, de 42 años, fue encontrado muerto en un barranco de unos 50 metros, en la misma localidad. Se presume que se arrojó. El individuo era dueño de la casa en donde encontraron sin vida a la mujer horas antes y se convirtió en el principal sospechoso del hecho.

El 26 de octubre, Anyelén Gallo Arias fue asesinada. Por este crimen, Leonardo Olás, su pareja, se encuentra detenido. El fiscal de Instrucción Hugo Costilla lo imputó por "homicidio doblemente agravado por mediar relación de pareja y femicidio". Este delito prevé la pena de prisión perpetua.

Problemática

La violencia es una problemática que atraviesa a toda la sociedad. En gran medida, las mujeres forman parte del grupo de personas socialmente vulnerables, junto con niños, niñas y adolescentes, personas adultas mayores, con discapacidad, del grupo de diversidad sexual o migrantes.

Las mujeres pueden ser víctimas de violencia no sólo en el plano familiar o de pareja sino también en el ámbito laboral o de salud. Los agresores suelen ejercer violencia a través de varios modos de abordaje: gritos, humillaciones, insultos, manipulaciones y agresiones físicas y sexuales. En el ámbito de la pareja, la violencia sexual y patrimonial son otros modos de vulnerar. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Movilización. Hijos de Karina salieron una vez más a las calles para pedir la aparición con vida de su madre.

Te Puede Interesar