jueves 18 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Antecedentes en Catamarca

El derecho a ser oída y una escucha activa para dar respuesta

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
6 de julio de 2022 - 00:10

En los últimos años, los tribunales catamarqueños emitieron fallos con base en la Ley Nacional 27372 de Derechos de Personas Víctimas de Delitos. Uno de estos derechos es que sean escuchadas.

En noviembre del año pasado, la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominal, excepcionalmente, concedió una probation en un caso de violencia de género. El Tribunal estuvo integrado por los jueces Luis Guillamondegui, Silvia Martoccia y Fabricio Gershani Quesada. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal Ezequiel Walther. El joven ofreció un resarcimiento económico de $10.000 y se comprometió a realizar trabajo comunitario.

“Esto pasó hace tiempo. Quiero terminar con esto. Antes no hubo otros hechos de violencia. Ahora vivo en otra provincia y no le tengo miedo. Fue por decisión propia que vine. Quiero que se cierre acá”, había manifestado la joven denunciante.

El fiscal, tras escuchar a la denunciante, consideró que este caso puntual “es una excepción, única y aislada”. “Se escuchó de primera mano y de boca de la víctima. Es caso aislado y único, atendible a su voluntad. No hay registro de ciclo de violencia”, precisó. Luego, el joven acusado, desde el banquillo de los acusados, miró a la denunciante y le pidió disculpas. Ella, desde su lugar, las aceptó.

Tras un breve cuarto intermedio, el Tribunal por unanimidad resolvió conceder el beneficio. A la vez fijó pautas de conductas por el término de dos años. Entre éstas se estableció que debe capacitarse en la temática de género.

“Quiero terminar este proceso porque había pasado hace mucho tiempo, para cerrar un ciclo. Con él ahora estamos bien. Hace mucho que terminó ese conflicto que teníamos. Somos dos personas que van por caminos separados, haciendo su vida tranquilos”, expresó la joven, tras conocerse el veredicto.

La denunciante llegó a la audiencia sin la representación de un abogado querellante. Solamente contó con la representación del fiscal de Cámara. El fiscal indicó que este se trató de un hecho ocasional y excepcional, sin registros de hechos de violencia anterior.

Especialistas en la temática de violencia familiar y de género advierten que resulta fundamental que se respete la autonomía de las víctimas y su derecho a ser oídas –éste debe ser cumplido en óptimas condiciones para evitar la revictimización-. La mirada tutelar y sobreprotectora podría ir en desmedro de los derechos de las personas víctimas de violencia. Para ello deben darse las herramientas para que puedan expresarse por su propia voz y abrir todos los sentidos para lograr una escucha activa.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar