viernes 20 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cuarto intermedio

Crimen de Peñaflor: las pericias psicológicas complican a los acusados

Familiares de los imputados incurrieron en contradicciones durante sus declaraciones como testigos de la defensa.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En una nueva jornada de juicio oral y público por el crimen de Ricardo Artemio Peñaflor, declararon ayer familiares de los cinco detenidos y se conocieron detalles de peritos que evaluaron la salud mental de los sospechosos, que llegaron a esta etapa judicial privados de la libertad.

Los acusados son Saúl Jerez (76), quien por graves problemas de salud fue beneficiado con prisión domiciliaria y exceptuado por una junta médica de ser sometido al juicio. Según fuentes judiciales, a pesar de su estado de salud, Jerez no fue declarado inimputable.

Los otros cuatro acusados son el expolicía Lindor Alfredo Rodríguez y su esposa y docente Claudia Viviana Pereyra (53), y los hermanos Jesús Osmar Pinto (49) y Daniel Ramón Pinto (40), quienes junto con Jerez fueron imputados por "homicidio calificado" y podrían ser condenados a prisión perpetua. "Las pericias que aportaron los psicólogos fueron contundentes", consideraron desde el entorno familiar de Peñaflor y de la querella, a cargo de Abel Mauas.

En diálogo con El Ancasti explicaron que de acuerdo a los peritos, la esposa del expolicía, la docente Claudia Pereyra, tiene rasgos de "manipuladora, de esas personas que tienden a ejercer el control sobre las personas". Sobre su esposo, Rodríguez, indicaron que es "egocéntrico y narcisista" y que "con carácter de líder". En cuanto a los hermanos Pinto, sostuvieron que son "personas agresivas".

Ayer declararon testigos aportados por las defensas de los imputados, en su mayoría familiares, quienes habrían incurrido en notables contradicciones respecto a sus propios testimonios.

Se pudo conocer que cuatro testigos convocados por el Ministerio Público Fiscal no comparecieron y que entre ellos hay un catamarqueño que a pesar de haber sido convocado en forma oficial, no concurrió. En el marco de la conmemoración del Día de la Inmaculada Concepción de María (Día de la Virgen) y los feriados correspondientes, los jueces del tribunal, Luis Achával, Graciela Viaña de Avendaño y Julio Carmelo Vidal dispusieron un cuarto intermedio hasta el miércoles 14. Para ese día se prevé que declaren seis testigos.

Se espera además que el jueves, los jueces den lugar a las partes intervinientes a fin de que presenten sus alegatos, para luego proceder a emitir el fallo correspondiente.

Las hipótesis más fuertes

Peñaflor fue torturado, asesinado y ultimado de un disparo en la cabeza entre el 6 y el 8 de octubre de 2019. Era un pequeño productor agropecuario que vivía en inmediaciones de Achalco, provincia de Catamarca, en la zona limítrofe con Santiago del Estero, provincia que frecuentaba.

Para los investigadores, entre las principales hipótesis, la más fuerte apunta a que Peñaflor mantenía conflictos de larga data con los cinco imputados.

Supuestamente, con Jerez -quien tras el crimen delató a sus cómplices-, estaba enemistado como consecuencia de un incumplimiento relacionado con documentos de cesión de derechos de un campo, por el cual habían negociado previamente.

Con la docente y su esposo expolicía, mantenía una relación conflictiva que habría escalado a partir del cuidado de varios cerdos y el supuesto "abandono" de un caballo. Estos conflictos habrían sido comentados por la pareja a Jerez, quien habría dilatado los tiempos para cumplir con su parte judicial relacionada con la cesión de derechos.

Fue Jerez quien a través de su delación introdujo a los hermanos Pinto en la escena del crimen. Con la investigación se logró establecer que antiguamente hubo amistad con los Peñaflor. En aquel tiempo murió un hermano de los Pinto y su hijo, supuestamente, en un hecho en el que para la familia de los damnificados-, habría participado Ricardo Peñaflor.

Sicarios

Otra línea investigativa apunta a que los Pinto recibieron una suma de dinero para ejecutar a Peñaflor. De acuerdo a los dichos de Jerez, habrían recibido aproximadamente $20.000, cerca de 307 dólares en ese momento.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Escribana. Córdoba Gandini.

Te Puede Interesar