domingo 14 de abril de 2024
En la Cámara de Apelaciones

Crimen de Hugo Ocampo: Cintia Bazán pidió ser sobreseída

Para la defensa de la imputada no hay pruebas directas que la involucren en el hecho de sangre.

Cintia Bazán, una de las dos personas imputadas por el asesinato de Hugo Ariel Ocampo, solicitó el sobreseimiento. Lo hizo a través de su abogado defensor, Fernando Alfaro. El planteo defensivo se realizó ayer en la audiencia de apelación ante el Tribunal de la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos. Para Alfaro, no hay pruebas directas que vinculen a Bazán con el suceso. La fiscal de Instrucción Nº 1, Yésica Miranda, buscó el rechazo de lo que propuso la defensa de la acusada. La querella, con la representación del abogado Víctor García, se expresó en el mismo sentido que Miranda.

Por varias horas, las causas en contra de Bazán y de Enzo Morales ocuparon la sala de la Cámara de Apelaciones. Los dos fueron investigados y acusados -por Miranda- por el homicidio de Ocampo, pero además por hechos de abuso sexual que sufrió una niña. El jueves, las defensas de Bazán y Morales atacaron las pesquisas que desarrolló la representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) ante los jueces de Apelaciones, Edgardo Álvarez, Rosa Elena Berrondo Isí y Juan Rosales.

En una primera instancia, las defensas de Bazán y Morales apelaron la prisión preventiva que dictó en contra de ellos el juez de Control de Garantías Nº 3, Lucas Vaccaroni, en el marco de la causa por abuso sexual en la que están imputados. Es que, en la actualidad, tanto Bazán como Morales están encarcelados por los ultrajes y el encubrimiento que les endilga Fiscalía. En este acto procesal, Alfaro y la defensora pública Florencia González Pinto, quien asiste a Morales en este caso, atacaron lo resuelto por Vaccaroni.

Luego, se trató la causa por el crimen de Hugo Ariel. En este asunto, Bazán fue la única en apelar y en pedir el sobreseimiento. Morales no lo hizo. En la audiencia, el primero en alegar fue Alfaro. Lo primero que hizo fue dirigirse verbalmente hacia los familiares de la víctima, que estuvieron presentes en la sala. Les pidió perdón, pero no en nombre de Bazán. Tras esto, comenzó a fundamentar. El letrado indicó que no hay pruebas directas que relacionen a Bazán con el hecho de sangre. También consideró que hay insuficiencia de elementos de prueba en la causa. Para Alfaro, la Fiscalía no manifestó cuáles son las responsabilidades que les atribuyeron a Bazán y a Morales en el suceso. El defensor insistió en que no hay un elemento que señale que hubo una participación activa por parte de su asistida.

Él, además, puso énfasis en que la mujer aportó información de lo ocurrido. Por esta razón, solicitó que se tome la declaración de imputada de Bazán como medida de prueba. Según Alfaro, Morales tuvo el dominio del hecho y Bazán no pudo hacer nada.

La investigadora Miranda, por su parte, pidió que se rechace lo planteado por Alfaro. Para la fiscal, Bazán y Morales llevaron a Ocampo engañado hasta la construcción en Antapoca y allí lo ultimaron. Luego, añadió que Morales solo podía tener conocimiento de que Bazán y Ocampo se encontraban en esa construcción a través de la mujer. Por último, mostró el interés que tiene en que la causa pueda llegar a debate.

García también pidió que se rechace el recurso de apelación que planteó Bazán. Al igual que Miranda, dijo que aguarda que este caso se resuelva en debate para que allí se determinen las responsabilidades penales de Bazán y Morales. Para García, Bazán no era víctima de violencia de género por parte de Morales. También detalló que Morales pidió ser visitado por Bazán una o dos veces a la semana en el Servicio Penitenciario Provincial (SPP) de Miraflores, en el departamento Capayán, y que la mujer prestó conformidad para compartir tiempo con el sujeto. Por último, remarcó que el lugar del crimen solo era conocido por Ocampo y Bazán.

Los jueces de Apelaciones les comunicaron a las partes que el jueves 21 de marzo darán a conocer los veredictos correspondientes a las dos causas.

Homicidio

El homicidio de Ocampo sucedió el lunes 18 de enero de 2021 en una construcción en ruinas ubicada en cercanías de Antapoca, en el departamento Valle Viejo. Según la investigación, Ocampo y Bazán se habían puesto de acuerdo para encontrarse en una estación de servicio y luego dirigirse a una construcción en un sector descampado de Antapoca.

En ese lugar irrumpió Morales, quien habría ultimado a Ocampo con golpes en su cabeza para luego arrojarlo a un aljibe que tenía una profundidad de veinte metros.

Por este hecho, Morales y Bazán están acusados por “homicidio calificado por alevosía”, pero en el caso de la mujer se le añade el agravante por haber mediado una relación de pareja con la víctima.

7-2.jpg

Abuso

En la causa de abuso, en 2020, Morales fue denunciado por abusar a una niña. Se sospecha que Bazán tenía conocimiento de los ultrajes. Morales fue imputado por “abuso sexual simple continuado doblemente calificado, en concurso ideal con promoción de la corrupción de menores agravado”, “abuso sexual gravemente ultrajante continuado doblemente calificado” y “abuso sexual con acceso carnal continuado doblemente calificado”, en concurso ideal con “promoción de la corrupción de menores agravado”, en calidad de autor. En tanto que Bazán fue acusada por “encubrimiento agravado”.

El jueves 8 de febrero de este año, el juez Vaccaroni dictó prisión preventiva en contra de Morales y Bazán por los sucesos de abuso sexual. Por esta razón, Morales permanece detenido en el SPP y Bazán, en la Unidad de Mujeres N° 2, en la ciudad Capital.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar