lunes 19 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Confusiones inducidas

El motivo principal del paro que hace hoy la CTERA, al que adhieren en Catamarca ATECA, SUTECA y ADUCA...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
10 de agosto de 2022 - 00:20

El motivo principal del paro que hace hoy la CTERA, al que adhieren en Catamarca ATECA, SUTECA y ADUCA, es la “criminalización y judicialización de la protesta social” y el pedido de absolución para el sindicalista chubutense Santiago Goodman, exsecretario general de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut, condenado como coautor de un incendio intencional en las puertas de la Legislatura de esa provincia en septiembre de 2019, para quien la fiscal Florencia Gómez solicitara una pena de prisión de cinco años; es decir: de cumplimento efectivo. A criterio de la fiscal, aparte de los daños provocados en el ingreso del Palacio Legislativo, se puso en riesgo la vida de la gente.

Goodman tiene una larga trayectoria sindical. Fue capturado por imágenes cuando atizaba el incendio y los testigos de la fiscalía lo ubicaron en el lugar y dijeron que tuvo participación activa. Durante el juicio admitió su responsabilidad en el siniestro, pero aseguró que actuó bajo amenaza de los manifestantes.

La hoguera alcanzó grandes dimensiones y estuvo descontrolada durante horas, sin intervención de bomberos. Hubo destrozos en el ingreso al edificio legislativo y luego el epicentro del reclamo se trasladó a Casa de Gobierno.

Como no hubo represión y fue sometido a un juicio regular, es por lo menos discutible que se trate de un caso de “criminalización y judicialización de la protesta social”, como argumenta la CTERA.

“Cuando tuvo el derecho a declarar, Goodman se hizo cargo y reconoció que había hecho algo que no correspondía. En el alegato final, cuando solicité la culpabilidad de Goodman, manifesté que él mismo había reconocido que había realizado hechos que estaban prohibidos”, dijo la fiscal.

Añadió que las supuestas amenazas para que el sindicalista agravara el fuego no fueron acreditadas en el juicio.

“En el alegato final, le manifesté a la jueza que en ningún momento la Fiscalía cuestionó el derecho de todo ciudadano a realizar una protesta en relación a un hecho que necesita ejercer. Es un derecho constitucional. Pero no se podía pretender encubrir un delito penal con una protesta social”, concluyó.

Los hechos parecen suficientemente claros. A Goodman no se lo está sancionando por su actividad sindical, sino por producir un incendio que puso en peligro la integridad física de personas.

CTERA induce la confusión de una cosa con la otra y se moviliza para tratar de condicionar el criterio judicial. Conscientes de que el caso es flojo para justificar un paro, en el gremio añaden la exigencia de paritarias en todas las provincias del país y el cumplimiento de la ley del 82% móvil para todos los jubilados docentes.

No obstante, el motivo principal del paro y la movilización es exigir la absolución de Goodman, que es imposible porque la jueza ya dictó el veredicto de culpabilidad y solo falta establecer el monto de la pena. Y de cualquier modo, al docente le quedan varias instancias de apelación para tratar de revertir el fallo.

O sea que el dispositivo judicial está funcionando normalmente y obra en el expediente la confesión del propio encausado, pese a que CTERA asegura que la acusación se montó a través de “espionaje ilegal” y agrega que dos docentes murieron en un accidente automovilístico antes del incendio, cuando regresaban de Rawson a Comodoro Rivadavia después de participar de una marcha, como si tuviera algo que ver.

Lo que se condena es un acto de vandalismo, no la protesta, que después de que se armara el incendio se trasladó a la Casa de Gobierno.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar