sábado 6 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Realiza un tratamiento psicológico

Confesó la brutal agresión a su pareja y pidió perdón

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
6 de abril de 2022 - 01:05

Llegó a la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación esposado. Debía responder por “amenazas” y “lesiones graves doblemente calificadas por el vínculo y por haber mediado violencia de género. A fin de resguardar a la denunciante, se reserva la identidad del imputado. Las agresiones contra su esposa se habían producido a principios de julio del año pasado y desde entonces se encuentra privado de la libertad en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán.

La audiencia se realizó de manera unipersonal y fue presidida por el juez Carlos Moreno. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal Alejandro Dalla Lasta Baroni. La defensa fue ejercida por el abogado del foro local Gabriel Díaz.

De acuerdo con la investigación, a principios de julio del año pasado en un barrio de la zona norte de la Capital, la pareja se encontraba en su domicilio. En un momento dado, el acusado ingresó a la habitación donde dormía su esposa y la amenazó. “Yo te voy a dejar inválida” fueron sus palabras.

Luego, el hombre comenzó a golpearla en distintas partes del cuerpo. Uno de estos golpes fue aplicado, de manera certera, en la nariz de la víctima. Mientras la golpeada, la agredía verbalmente. Dada la paliza, la mujer terminó con lesiones óseas con desviación de tabique nasal. Como consecuencia, requirió una intervención quirúrgica. La lesión le demandó más de 45 días de curación, indicó el informe médico pertinente.

Sentado en el banquillo de los acusados, el hombre pidió perdón. De esta manera, admitió su responsabilidad por ambos hechos imputados. También dijo que realiza un tratamiento psicológico en el Servicio Penitenciario.

Tras su confesión, se prescindió de la única testigo, la denunciante. El fiscal de Cámara mantuvo la acusación en su contra y pidió una pena de cuatro años y seis meses de prisión. A su turno, la defensa solicitó para su asistido, teniendo en cuenta su confesión, la pena de tres años y seis meses de prisión. El magistrado lo condenó a la pena de cuatro años de prisión. Tras el veredicto, el hombre retornó al penal de Capayán.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar