lunes 3 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Ya cumplió las penas anteriores

Condena de dos años de prisión efectiva para un reincidente

Desde mediados de enero de este año se encuentra detenido en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de agosto de 2022 - 00:15

Juan Martín Amaya llegó desde el Servicio Penitenciario Provincial al banquillo de los acusados de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación. Debía responder por los delitos de “robo calificado por el uso de arma” y “estafa”. Los hechos que se le habían endilgado sucedieron entre el 24 de diciembre del año pasado y el 10 de enero último. Desde entonces se encuentra detenido en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán, debido a que cuenta con antecedentes en contra.

El Tribunal estuvo integrado por los jueces Jorge Palacios, Marcelo Soria y Patricia Olmi. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal Miguel Mauvecín. En tanto que la defensa fue ejercida por el defensor Penal de Primera Nominación, Nolasco Contreras.

Fuentes consultadas por El Ancasti indicaron que Amaya confesó, admitió su responsabilidad y pidió disculpas. Ante esta situación, el fiscal de Cámara mantuvo la acusación y pidió una pena de dos años de prisión efectiva. A la vez, solicitó que sea declarado reincidente. La defensa, a su turno, adhirió.

Según se detalló, el 24 de diciembre último, por la tarde, el conductor de un automóvil de alquiler circulaba sobre avenida Monseñor. Al llegar a la intersección de la avenida San Juan Bautista fue requerido por Amaya. Ascendió al vehículo; al llegar a destino, descendió, luego volvió a subir e inmediatamente le exhibió al conductor una cuchilla de aproximadamente 20 centímetros de largo. De manera amenazante comenzó a darle puntadas al asiento trasero, aprovechando la ocasión para apoderarse ilegítimamente de $1700 y un teléfono celular. Luego, con los elementos en su poder, se dio a la fuga.

Días después, el 10 de enero de este año, por la tarde, una mujer de 76 años se encontraba en la Terminal de Ómnibus. Tras descender del colectivo en el que había viajado, tomó sus bolsos.

En ese momento, se hizo presente Amaya –acompañado por una mujer-. El acusado se acercó a la mujer y, aprovechando que se trataba de una persona mayor de edad, la engañó. Para ello, le dijo que la ayudarían con sus bolsos, llevándoselos hasta la parada del remís, ubicada frente a la Terminal. La mujer creyó en sus palabras y Amaya tomó uno de los bolsos, que contenía ropa interior, prendas de vestir, una radio y la suma de $45.000. En un momento de descuido, Amaya y su consorte –juzgada en otra ocasión- se dieron a la fuga del lugar, con las pertenencias de la mujer.

El Tribunal halló culpable al acusado en los dos hechos por los que vino imputado.

En consecuencia, fue penado a dos años, de cumplimiento efectivo, debido al prontuario en su contra. Al mismo tiempo, fue declarado reincidente por tercera vez.

Antecedentes

En agosto de 2013, el Juzgado Correccional de Primera Nominación lo declaró culpable en los delitos de “lesiones leves calificadas”, “amenazas” y “amenazas calificadas por el uso de arma” (cuatro hechos en concurso real). En consecuencia, fue condenado a dos años y siete meses de prisión de cumplimiento efectivo. A la vez, declararlo reincidente.

En 2018, el Juzgado Correccional de Segunda Nominación, lo halló culpable en los delitos de “amenazas agravadas por el uso de armas”, “lesiones leves” y “atentado a la autoridad agravada por el uso de armas” (en concurso real). Por ello, fue condenado a dos años de prisión, de cumplimiento efectivo y declarado reincidente por segunda vez.

Al respecto, el Código Penal Argentino, en el artículo 50 estipula que “habrá reincidencia siempre que quien hubiera cumplido, total o parcialmente, pena privativa de libertad impuesta por un tribunal del país cometiere un nuevo delito punible también con esa clase de pena”.

En materia penal, se considera que hay reincidencia cuando una persona que cumplió pena de prisión comete otro delito también penado con prisión, dentro de un plazo de 10 años. En este caso, Amaya, en menos de 10 años registra tres condenas.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Estadio Bicentenario. Parte de las obras nuevas las hizo Air Total SRL.

Te Puede Interesar