domingo 22 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Trampa Piramidal

Causa Adhemar: el rastro del dinero es una incógnita

Las últimas medidas solicitadas por el Juzgado Federal están orientadas a localizar el destino del botín.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Edgar Bacchiani declaró en mayo que la deuda de Adhemar Capital era de 2 mil millones de pesos y que contaba con un “amigo” que le colaboraría con 50 millones de dólares para afrontar las obligaciones. Sin embargo, las cifras mencionadas por Bacchiani eran escandalosamente inferiores a las que surgieron tras la declaración de un técnico informático que mencionó que hasta marzo del año pasado las deudas de Bacchiani entre dólares, pesos y criptomonedas ascendían a 584 millones de pesos. Ese monto mencionado – sin tener en cuenta los intereses proyectados – figura en el horizonte de la investigación encabezada por el juez federal Miguel Ángel Contreras, cuyo objetivo central es rastrear el destino de los pesos y dólares invertidos por miles de catamarqueños y oriundos de otras provincias vecinas. Hasta el momento no se vislumbraron mayores pistas del rastro del botín.

En la última semana de diciembre, el técnico informático Gustavo Chazarreta declaró por primera vez en la causa y comentó que fue contratado por Bacchiani para que le elabore un informe para conocer el volumen de la deuda. Chazarreta explicó que todo el dinero correspondía o era parte de los contratos que se mantenían con vigencia al momento del pedido de informe. También aportó que la empresa recibió miles de dólares de inversión días antes de la detención del CEO, el 22 de abril del 2022. En febrero, una mujer de Tucumán aportó 10.000 dólares. En marzo y abril, Olmi invirtió 92.100 y 700 mil dólares, respectivamente.

Medidas

Casi nueve meses después, el Juzgado Federal ordenó una batería de medidas con la premisa de rastrear la abultada cifra. Los domicilios de José Blas, Franco Sarroca y del supuesto principal “pocero” Pablo Olmi fueron allanados por Gendarmería Nacional pero sin mayores resultados: en la casa de Blas no encontraron dinero en efectivo y de la casa de Sarroca hallaron 400 dólares. El procedimiento en la casa de Olmi fue el más provechoso ya que la fuerza nacional incautó aproximadamente un millón y medio de pesos. No obstante, Olmi, desde su cuenta de Facebook, dijo que puede justificar ese dinero ya que es producto de las ventas de fin de año de su comercio dedicado a la venta de pirotecnia.

Otra de las medidas ordenadas tuvo que ver con los movimientos bancarios de los imputados. En ese sentido requirieron a los principales bancos y financieras del país y de Montevideo que emitan un informe sobre los movimientos y operaciones realizados por Bacchiani y su exesposa y socia en la empresa Adhemar Capital, Zaraive Celeste Garcés Rusa. Además, pidió que se detalle si poseían cajas de seguridad, quiénes eran sus titulares y las personas autorizadas para acceder a ellas.

Contreras ordenó que se indique si hubo movimiento de cheques, sus libradores, endosantes y detalles de los documentos debitados y acreditados, además de un informe sobre las personas físicas o jurídicas que estuvieron vinculadas a las cuentas y de quienes hayan depositado o extraído dinero de las mismas.

Contreras ordenó además a la Seccional 3 del Registro Nacional del Automotor, la remisión de un informe nacional sobre el historial de varios autos de alta gama, titulares y autorizados a conducir.

También reiteró la remisión de oficios a la empresa Testorelli SA – distribuidor oficial de Rolex - para que informe sobre la supuesta compra de relojes o joyas por parte de Bacchiani. La batería de medidas ordenada recientemente alcanza inclusive a la Western Union para que suministre "toda la información" relacionada con operaciones llevadas a cabo por los imputados en la causa. La Cámara Federal de Apelaciones instó, no solo a que profundice la investigación del "lavado de activos", sino que también vuelva a convocar a la Procelac y a la UIF para que colaboren en la pesquisa.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Reclamos. Moreno (izquierda) junto a Ariel Santillán, referente de JPC.

Te Puede Interesar