martes 9 de julio de 2024
Hoy vence el plazo para presentar el recurso de casación

Caso Melanie Carrazana: la familia insistirá con la acusación a las dos médicas

Tres acusados llegaron a debate pero la querella solo insistió en la acusación para dos médicas que fueron absueltas por el beneficio de la duda.

Tras conocerse los fundamentos de la absolución de los médicos que habían llegado imputados por la muerte de Melanie Carrazana, fallecida a principios de enero de 2021 mientras era trasladada desde Andalgalá a la Capital, la familia insistirá en la acusación. El abogado Pedro Justiniano Vélez, en representación de Fernanda Gordillo y de Walter Carrazana, los padres de la niña de siete años, hoy presentará el recurso de casación.

Tres médicos habían llegado imputados por “homicidio culposo agravado”. El debate se desarrolló en el Juzgado Correccional de Tercera Nominación; se inició el 15 de mayo y se desarrolló durante siete jornadas. Finalmente, el 27 de mayo, tras los alegatos, se conocieron los fundamentos. Un médico fue absuelto por falta de acusación. En tanto que dos médicas, acusadas solamente por la querella –la Fiscalía no había mantenido la acusación contra ellas- resultaron absueltas por el beneficio de la duda.

“Insistimos en que no asistieron a la niña; no la vieron los dos primeros días. Se tuvo en cuenta una pericia médica en la que los mismos médicos en la pericia aclaran, al igual que cuando declararon en debate, que solamente analizaron lo realizado el día domingo 3 de enero, cuando fue derivada a la Capital, de urgencia. La derivaron a la Capital y lo único cuestionable es que vino sin un médico. La pericia claramente dice que ellos no analizan testimonios ni lo que se hizo días anteriores porque es labor de la Justicia. La madre dijo que a la niña no la revisaron los días previos. No la vieron y dieron un diagnóstico así nomás”, indicó el abogado.

Durante la instancia de alegatos, el querellante había considerado que Melanie “no tuvo atención debida” por parte de las dos médicas imputadas.

Además, remarcó que hubo una violación de los Derechos del Niño. No sólo se la privó del derecho a la salud, sino que a la vez “fue discriminada por pobre”.

Para la querella, la primera médica no revisó a la niña pero indicó medicamentos. “Omitió controles e interconsulta”, señaló. En tanto que la segunda médica no la revisó adecuadamente, sostuvo. La misma médica había preguntado si tenían dinero para realizar análisis de laboratorio de manera particular. “No requirió análisis para ese mismo día. Se trataba de un hospital público, no debía preguntar si tenía dinero”, había destacado.

Para la querella, la mala praxis quedó acreditada porque ambas médicas dieron dos diagnósticos distintos. “Las médicas debieron revisar adecuadamente. Dan dos diagnósticos errados por falta de revisión”. En relación con la causa de muerte, valoró el testimonio del médico que realizó la autopsia. Este profesional observó presencia de bacterias, la causa de muerte. “La bacteria estaba en vida. Si hubiera estado medicada con amoxicilina –penicilina-, el resultado cambiaba. Estuvo sin antibiótico. No se tomaron el trabajo de revisarla. Se acreditó una no adecuada revisión de la niña”, señaló.

Al cierre de su alegato, el querellante mantuvo la acusación y pidió para ambas acusadas la inhabilitación para ejercer la profesión durante 10 años. Para una de las médicas solicitó una pena de cuatro años de prisión y para la segunda acusada, cuatro años y seis meses.

Fundamentos

“La acusación se valió de generalidades carentes de precisión, sobre quienes dijeron tal o cual afirmación, insistiendo en que ‘todos’ afirmaron lo que defiende. Pero ningún profesional, ni los peritos oficiales, ni los médicos ofrecidos por las partes pudieron corroborar, siquiera con un mínimo grado de probabilidad, que con esos análisis de laboratorio se podría haber detectado de manera temprana la causa de la sepsis y/o púrpura trombocitopénica idiopática que habría causado la muerte de la niña cuyo inicio aún es incierto y su desarrollo fue tórpido”, indicó el juez correccional Javier Herrera en los fundamentos.

A criterio del magistrado, ninguno de estos presupuestos fue probado. Para demostrar la negligencia e impericia, la querella se amparó en inferencias derivadas de indicios multidireccionales, cuya deducción conlleva siempre a más de un razonamiento, indicó. Además, valoró que ninguno de los peritos llamados a dictaminar pudo concluir que el actuar de las imputadas haya sido contrario a las reglas técnicas y científicas que guían el arte de curar.

“Este debate oral ha dejado en mi espíritu un estado de duda, que hoy se entremezcla con la decepción de no haber arribado a la certeza positiva o negativa respecto de lo sucedido, y despejar así la incertidumbre de una familia que se ha visto destrozada con la partida de una niña de solo siete años”, remarcó.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar