jueves 22 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Apoyo a los pequeños para frenar el desarraigo

El desarraigo es uno de los problemas estructurales en el sistema productivo argentino...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de agosto de 2022 - 00:15

El desarraigo es uno de los problemas estructurales en el sistema productivo argentino. La falta de incentivos para la pequeña producción rural en el país ha propiciado grandes corrientes migratorias del interior hacia la periferia de las grandes ciudades, provocando una distorsión demográfica que genera la formación de mega urbes, por un lado y, vastas zonas del interior con escasa población y bajísima densidad.

La mayoría de esos migrantes terminan habitando barrios populares de esos conglomerados urbanos, con una calidad de vida inferior a la que tendrían si accedieran a parcelas de tierra, herramientas y condiciones favorables para hacerlas producir.

Los programas estatales de apoyo a la agricultura familiar que funcionan con cierta periodicidad aunque desfinanciados de tanto en tanto- desde hace aproximadamente tres décadas, son insuficientes para que los pobladores de las regiones con potencial agropecuario pero que no pertenecen a la zona núcleo de la Pampa Húmeda, decidan quedarse a habitar esas tierras, mucho menos para atraer a personas de otras regiones.

Para intentar hacer un aporte para revertir este proceso de éxodo con pocas intermitencias, se acaba de presentar el SIGeT, Sistema de Inteligencia Geoespacial sobre Posesión y Tenencia de la Tierra, un mapeo georreferenciado que depende de los ministerios de Agricultura y Ciencia de la Nación. El sistema permite, según se informó, conocer el estado de tenencia y posesión de las tierras donde habitan las comunidades indígenas, de familias campesinas y de la agricultura familiar.

La construcción de esta herramienta permitirá acceder a esa información, que ya debería estar disponible si se hubiese reglamentado y aplicado la Ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar, sancionada hace ocho años. La construcción estadística es clave, aunque insuficiente, para generar medidas sistemáticas de acompañamiento a un sector que produce, a nivel mundial, un 80% de los alimentos, pero que vive en un permanente estad de vulnerabilidad.

En Argentina hay aproximadamente 10 millones de hectáreas donde producen los pequeños emprendimientos agrícolas. Son alrededor de 250.000 establecimientos productivos que involucran a 2.000.000 de personas. Según sus mentores, el SIGeT permitirá, como dato adicional, relevar la proporción real de tierras en manos de extranjeros, pero básicamente el estado de titularidad de las tierras, con la presunción de que un alto porcentaje de las tierras que explota el campesinado de escasos recursos está en conflicto de titularidad. El último relevamiento oficial, que data de 2013, señala que había 68.000 familias sin seguridad jurídica sobre sus tierras.

Mejorar la información del sector, como se dijo, es condición indispensable, pero insuficiente, para potenciar el sector de la pequeña agricultura y evitar el desarraigo. Se requiere, además, de decisión política. La reglamentación de la ley de Reparación Histórica que ahora está en marcha, aunque bastante tardío, es un paso adelante.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Tres. son los penitenciarios que fueron detenidos en el SPP.

Te Puede Interesar