jueves 30 de mayo de 2024
Entrenador de fútbol infantil de Andalgalá fue imputado por abuso sexual

Apelaciones declaró la nulidad de oficio a la prisión preventiva

El Tribunal de Alzada advirtió algunos vicios en la imputación. No obstante, el acusado continúa detenido.

“Estamos en presencia de hechos defectuosos e insuficientes, tornándolo de nulidad absoluta declarable en cualquier estado y grado de la causa”, advirtió la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos. Días pasados, el entrenador de fútbol infantil acusado en Andalgalá por delitos contra la integridad sexual había planteado un recurso para apelar la prisión preventiva. El imputado cuenta con la asistencia letrada del abogado Luciano Rojas.

Las denuncias se realizaron a finales del año pasado. La Fiscalía de la Segunda Circunscripción Judicial lo imputó por “abuso sexual simple” y “abuso sexual con acceso carnal, en concurso real, continuado”. Las víctimas son chicos de entre 12 y 14 años. El Tribunal de Alzada estuvo integrado por los jueces Elena Berrondo Isí, Edgardo Álvarez y Juan Rosales.

El Tribunal de Alzada resolvió declarar de oficio la nulidad absoluta del acta de prisión preventiva. No obstante, se mantiene su situación legal. “Examinada la pieza procesal detallada, se desprende que el Ministerio Público Fiscal no ha dado acabado cumplimiento con las previsiones contenidas, provocando una situación jurídicamente gravosa para quien lo sufre, en este caso en particular, el imputado. La inobservancia de los requisitos exigidos es susceptible de provocar la imposibilidad de ejercer plenamente el derecho de defensa. Asimismo, es imprescindible velar por el cumplimiento de las formalidades prescriptas por la ley a los fines de lograr tener un juicio de calidad. Esta omisión impide al acusado defenderse realmente si no se le informa”, se advirtió.

En relación con la acusación por “abuso sexual simple”, se indicó falta de claridad, de precisión y circunstancia del hecho descripto. “Describe una conducta que sin lugar a duda genera una vaguedad en el lapso temporal donde habría sucedido el suceso luctuoso. La falta de precisión de la conducta endilgada ha generado en el imputado una posible indefensión frente a sus derechos y garantías, pues no sabrá de qué defenderse al no precisarse el tiempo, dejando el margen temporal abierto e inconcluso”, se explicó.

Respecto al segundo hecho, “abuso sexual con acceso carnal”, se describieron conductas de “difícil encuadre temporal”. Se remarcaron algunas imprecisiones. Estas imprecisiones caen en una incertidumbre para el imputado, dado que no se puede discriminar el momento en que ocurrieron las conductas relatadas.

“La regla contenida en el Código Procesal Penal indica que aunque sea en forma breve y sencilla, se expresa la individualidad del hecho. Siempre será suficiente que el hecho contenga los aspectos relevantes, consignando sus circunstancias de tiempo, modo, lugar y persona, en la medida de lo posible. Por lo que la única forma que este accionar sea válido es si ocurre la identificación satisfactoria del objeto fáctico, mediante una descripción detallada de las distintas conductas delictivas atribuidas al imputado, situación que, en el caso bajo examen, es cuestionada por el apelante”, se explicó.

En este sentido, se remarcó que la determinación imprecisa de los hechos -en este caso en particular-, más precisamente en el marco temporal descripto por el Ministerio Público Fiscal, “no se condice con las exigidas reglas del debido proceso legal”. Ante esta situación, el imputado se vio impedido de ejercer su derecho de defensa de manera correcta en forma razonable y eficiente. “En el caso bajo examen se ha producido un perjuicio concreto en detrimento del imputado, situación que vulnera las reglas de debido proceso. Estamos en presencia de hechos defectuosos e insuficientes.

En conclusión, corresponde retrotraer el trámite procesal para sanear los efectos expuestos, atento a la nulidad absoluta de los hechos descriptos en el decreto de determinación de los hechos y, consecuentemente, de todos los actos procesales que de éste dependan, sin que ello signifique una modificación en su situación procesal de detenido”, se aclaró.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar