domingo 23 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El Mirador Político

Aflicciones contrastantes

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de enero de 2022 - 01:15

Con un incremento del 10,6% respecto del último trimestre de 2020, Catamarca completó un 2021 con crecimiento sostenido del empleo privado, a la cabeza de las provincias del país, de acuerdo a los datos del Sistema Integrado Previsional.

“Las cifras muestran un crecimiento que es alentador por varias razones. En primer lugar, porque hablamos de familias que ahora cuentan con más personas integradas al trabajo formal, con un salario digno, aportes y cobertura social. En octubre de 2020, había alrededor 26.600 trabajadores en el sector privado; un año después, estamos a pocos pasos de llegar a los 30.000. Pero además, estas son noticias alentadoras porque las cifras nos dan la pauta clara de que las herramientas de fomento al empleo privado que hemos aplicado con los equipos nacionales y provinciales son las correctas y que estamos en el buen camino”, dijo el gobernador Raúl Jalil.

El ministro de Industria y Comercio, Lisandro Álvarez, atribuyó el hecho a tres factores: “Beneficios fiscales para las nuevas empresas que deseen radicarse en la provincia, como exenciones impositivas y la reducción de las contribuciones patronales; incentivos para inversión a través líneas de crédito a tasa diferencial; y la consolidación de los polos industriales, especialmente de El Pantanillo, con obras para mejorar los servicios y las posibilidades logísticas de Catamarca para la manufactura y los servicios”.

El liderazgo catamarqueño en el crecimiento del empleo privado quiebra una inercia de décadas en las que el Estado fue el casi exclusivo destino laboral de la provincia. Todas las políticas que se aplicaron para tratar de revertirla fracasaron sin atenuantes.

Inercia quebrada

En los ocho años de las gestiones del radical Eduardo Brizuela del Moral, durante los cuales el presupuesto provincial se incrementó a un ritmo del 49,5% anual debido a la convergencia entre la renta minera y el aumento de la coparticipación y los fondos de asignación específica nacional, los planteles de la administración pública provincial dieron un brinco del 58,5%. En los municipios, el salto superó el 100% en el mismo período.

Lucía Corpacci asumió en 2011, con la renta minera en remisión y muy poco margen para continuar con las designaciones masivas, y planteó el fomento del empleo privado como uno de los ejes primordiales de su gestión. Sin embargo, la creación de empresas y sociedades del Estado con el objetivo explícito de autosustentarse económicamente no tuvo los resultados pronosticados y terminaron convertidas es bolsones de empleo estatal indirecto que requieren auxilios sistemáticos del tesoro provincial para cubrir sus gastos corrientes. PRODUCAT es el ejemplo más conocido.

De tal modo, la administración Jalil es la primera en condiciones de exhibir resultados en un terreno donde hasta ahora no habían podido superarse las expresiones de anhelo, con un aditamento: lo consiguió en medio de la pandemia que arrasó con la economía y disparó los indicadores de la exclusión social en el país.

Junto a la recuperación del sistema financiero público con la transformación de CAPRESCA en caja de crédito y la creación de institutos similares en varios municipios del interior, la generación de empleo privado es el rasgo distintivo más saliente del Gobierno en curso.

Esta ruptura que no logra producir valoraciones políticas similares a las que se asignan a la obra pública, el insumo proselitista tradicional.

Contraste

Las dificultades para capitalizar políticamente logros como el que acaba de surgir de los datos desagregados del Sistema Integrado Previsional acaso se deban a la idiosincrasia provinciana, formateada durante años por un ecosistema en el que la planta permanente en la administración pública constituye el horizonte laboral máximo.

Sin embargo, es notable también el escaso entusiasmo que el oficialismo en general pone cuando tiene que defender al Gobierno, sobre todo si se lo contrasta con la energía empeñada en pronunciarse sobre asuntos nacionales, en particular si afectan al kirchnerismo.

Es un ejercicio interesante comparar la intensidad de las respuestas en cada caso.

Ninguna polémica local precipitó reacciones tan monolíticas en las filas del peronismo catamarqueño como, por ejemplo, las elaboradas después de que el abogado Santiago Dupuy de Lome denunció a la senadora nacional Juliana Di Tullio por "abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público" a raíz de sus dichos contra el Procurador General bonaerense Julio Conte Grand.

En el marco de la controversia por la mesa judicial y la “Gestapo” macrista, Di Tullio había calificado a Conte Grand como delincuente.

El Consejo Provincial del PJ de Catamarca, presidido por la senadora nacional Lucía Corpacci, emitió un documento.

"Las y los legisladores nacionales tienen inmunidad de opinión para poder ejercer libremente la función parlamentaria sin presiones ni sujeciones de ningún tipo, salvo las delimitadas por la Constitución y la ley. Y esta inmunidad es tan importante como la garantía de independencia del Poder Judicial para poder administrar justicia, porque ambas encuentran sustento y emanan de la propia Constitución", recordó la conducción partidaria.

"Expresar en el Senado de la Nación la preocupación democrática por la existencia de mesas judiciales vinculadas a poderes políticos que procuraban el armado de causas judiciales destinadas a perseguir a sindicalistas o a cualquier otro ciudadano opositor, en el marco del lawfare, y la presunta vinculación de funcionarios judiciales en la trama de complicidades espurias, no solo no configura ningún ataque a la institucionalidad, sino que procura proteger a la institucionalidad democrática y a toda la comunidad de los desvíos y abusos de poder", añadió sobre la situación de Di Tullio.

Poco después, el Senado de la Provincia interrumpió el receso para manifestarse en igual sentido.

Los ataques de la oposición al Gobierno provincial no parecen provocar entre los oficialistas catamarqueños aflicciones del mismo calibre.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar