lunes 8 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Séptima noche

La inconfundible voz de la Sole brilló en la Fiesta del Poncho

Con su potente voz, la Sole puso brillo y color ante un auditorio colmado que le demostró su cariño.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de julio de 2022 - 09:33

Fiel a su estilo y con el tradicional revoleo del poncho, la cantante Soledad Pastorutti le puso luz y color a través de su potente voz a la séptima luna de la 51° edición de la Fiesta del Poncho, que presentó un salón de espectáculo prácticamente colmado desde muy temprano.

Pasada la una de la mañana fue el momento en que la notable cantante, oriunda de Arequito, abrió un show que con el desandar de las canciones se transformaría en especial, haciendo vibrar el jueves a la noche a casi seis mil catamarqueños que se dieron cita en el Predio Ferial Catamarca.

Con una puesta en escena que impactó desde lo audiovisual, La Sole hizo un repaso por sus clásicas canciones, aquellas que todo el mundo la canta. Pero tampoco estuvieron ausentes esas composiciones nuevas, en las que demuestra que comienza a transitar un folclore de corte más latinoamericano. En todos los casos, cada tema culminaba con la ovación del público.

A Don Ata, Luna Cautiva y otras que recordaron la poesía de Horacio Guaraní fueron algunas de las canciones que hicieron bailar y cantar al público en los pasillos y al frente del escenario, llevando a lo más alto el clima festivalero que propone el Poncho, ese tradicional acontecimiento que se ha ganado su especial espacio en el mapa de la fiestas populares argentinas en épocas de invierno. Mantuvo un constante diálogo con el público, hubo una conexión total. Y hasta se dio el tiempo necesario para subir a escena a Javier Mandatori, el cantante oriundo del departamento de Fray Mamerto Esquiú que tuvo un exitoso paso por la Voz Argentina. Ambos interpretaron Paisaje de Catamarca.

0.jpg

El Humahuaqueño fue uno de los temas elegidos para despedirse, dejando su impecable canto y renovando una huella que se consolida a través de ese cálido afecto y empatía que mantiene con los catamarqueños.

Previamente, realizó su debut en la mayor fiesta popular de esta tierra el cantor formoseño Lázaro Caballero, quien con su impronta y un repertorio bien autóctono, además de una vestimenta tradicional cautivó al público local, que lo acompañó durante su show con constantes aplausos. “Me encantó Catamarca y pude cumplir mi sueño de estar en el Poncho, porque en todo el país se habla de este festival y uno escucha tanto que desea estar. Y lo conseguí…”, señaló Lázaro en diálogo con la prensa.

En lo que se refiere a artistas anfitriones, sobresalieron las puestas en escena del cantautor Diego Sierralta, que apeló a temas del cancionero local como Personajes de mi Pago y La catamarqueña y algunas composiciones que le pertenecen. Y la joven Emilce Quinteros, que con caja coplera en manos, confirmó su constante crecimiento artístico y su exquisita voz se adueñó de los aplausos del público local.

Asimismo, dejaron bien marcada su huella por el escenario la formación de La Cuja (integrada por Roberto Ríos, Alejandro Tapia, Erik Varela y Martín Oyola), el santiagueño Peke Bonardi y el dúo de Las Cuerdas Mágicas (José y Alejandro Villafañez). Todos ellos, demostraron vigencia y mantuvieron en alto el clima festivalero, invitando en cada zamba o chacareras a bailar y cantar con la gente.

La séptima luna del Poncho también encontró al experimentado cantautor Rolando Zaffe, que fiel a su costumbre entregó aquellas canciones que surgieron de esa llama compositiva que parece no tener fin. Algo similar, sucedió con Roly “Ficha” Acosta, quien levantó al público con su reconocida voz y sus ya tradicionales canciones que bien pintan el paisaje catamarqueño.

El color y la danza estuvieron a cargo del Ballet El Bagual, además de las sobresalientes puestas en escenas que materializaron las delegaciones artistas provenientes del interior provincial como la de Ambato y la que representó a Belén, más precisamente a las jurisdicciones de Pozo de Piedra, Hualfín y San Fernando.

0.jpg

Promediando la noche, entregó su voz María Paula Godoy, una cantante nacida en Tucumán pero que adoptó a Catamarca como su tierra. Con composiciones propias (Chacarera Chacarita, Vidala para Cantar en los Túneles de La Merced y Long Island Pirquitas) y el acompañamiento del músico Juan Angera cumplió en su paso, una vez más, por el escenario mayor.

Por su parte con el clásico Que levanten las manos, la reconocida formación de Los Rieles, integrado por Nando Ríos, Raúl Acevedo y Julio Maidana, supo mantener el alto el clima fiestero, permitiendo a los presentes disfrutar y sacarse esas ganas de cantar y bailar que tiene cuando acuden a las tradicionales noches festivaleras que propone el Poncho catamarqueño.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar