A los 77 años

Luego de años de pelear por su salud, falleció el cantautor popular Cacho Castaña

El mundo de la música y los medios despiden la figura de un personaje que ha entrado a la vida de la gente tanto a través de sus canciones como de sus historias, enfermedades y polémicas.
miércoles, 16 de octubre de 2019 · 02:17

En la mañana de ayer falleció el popular cantante y compositor argentino Cacho Castaña.  A sus 77 años, el músico había sido internado de urgencia el pasado 4 de octubre en el Sanatorio de Los Arcos, en Buenos Aires, donde permanecía en terapia intensiva por problemas en los riñones y una infección pulmonar. 

La muerte de este artista popular, últimamente epicentro de polémicas y flanco de críticas por parte de los sectores que apoyan y comparten la idea de igualdad de género, llega como consecuencia de un derrotero de problemas de salud, principalmente la EPOC y una suerte de cardiopatía, que lo tuvo desde por años de una internación en otra. Hace ya un tiempo que el cantante se mostraba acompañado de un tubo de oxígeno y una cánula en su nariz que lo asistían para respirar, tanto en sus shows, como en las distintas presentaciones que hacía en los medios de comunicación. También padeció una adicción a la cocaína de la que pudo liberarse, así como también al cigarrillo que, según aseguraba el mismo Castaña, le costó más dejar atrás.

Entre sus éxitos musicales pueden mencionarse canciones como: “Septiembre de 1988“, “La reina de la Bailanta“, “El matador”, “El ladrón” o “Café La Humedad“. Dentro de los tangos destacan “Garganta con arena“, donde homenajea al “Polaco” Goyeneche, “Tita de Buenos Aires“, dedicado a la gran Tita Merello, “La gata Varela”, canción que llegó a cantar junto a Adriana Varela, y un tema autodedicado: “Cacho de Buenos Aires“.

Humberto, pianista de tango
Su verdadero nombre era Humberto Vicente Castagna. A los 14 años se recibió de profesor de piano, profesión que lo llevó a trabajar en el mundo del tango. 

Respecto a la distancia compositiva que puede haber entre una canción como “Café La humedad” y “El ladrón”, Castaña explicaba que su debut había sido como pianista en una orquesta típica, a los 15 años. “Después se me llenó la cabeza de humo: las guitarras eléctricas, el rock, el twist”, decía como explicando las transformaciones que irían sumando géneros a su caja de herramientas musicales. Si bien Julio Sosa es su primer referente, al joven Castaña lo sorprendería más tarde Elvis. Finalmente, su guía vivencial fue otra vez un tanguero, el Polaco Goyeneche, a quien también dedicó “Me gustan las mujeres con pasado”, una más de sus conocidas canciones, entre las más de 1500 que grabó. 

Mediático 
Sus primeras apariciones en televisión llegaron en los años 60, cuando se sumó a los programas ómnibus que los sábados destinaban su primera hora a nuevos valores, en El Nueve.

En su historia de apariciones como figura del espectáculo,  de hombre público, se relacionó también con mujeres famosas, siendo el romance con Susana Giménez y el consiguiente conflicto con Carlos Monzón una anécdota que si bien se hizo conocida él mismo se negaba a recordar en detalle. 

A fines de 1994 Cacho Castaña vivió un romance junto a y Silvia Peyrou, luego de conocerse en una función de la obra “Un cacho de corona”. También se inclinó por el umbandismo y en uno de sus  tres casamientos, más precisamente en el primero, con la vedette Selva Mayo, contrajo el matrimonio en medio de un rito de dicha religión. La segunda vez que se casó fue en 2006 con Andrea Sblano, hija de un viejo amigo con la que convivió cinco años hasta la separación. Ella tenía 26 años y Cacho 63. Años después, “Cacho” volvió a apostar por el matrimonio con Marina Rosenthal Cabrales, psicóloga marplatense 34 años más joven y heredera de una empresa cafetera. Cuando en 2016 se casó con Rosenthal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, actuó de juez de paz. 

Más allá de las contradicciones que hacen a una figura popular de apariciones tan variadas como a veces polémicas, Cacho Castaña tiene un lugar reservado en la historia de la música nacional. Si bien sus  últimos años como persona pública estuvieron más relacionados a su salud o a sus matrimonios que a su música, las canciones que deja tienen un vigencia en los repertorios que lo mantendrán vivo seguramente por mucho más tiempo.

Otras Noticias