miércoles 5 de junio de 2024
Accidente fatal en Recreo

Sepultaron a los dos docentes incinerados

Entre el sábado 25 y domingo 26 de mayo, los restos de los docentes Carmen Cejas (30) y Alberto Martín Herrera (29), quienes murieron en un accidente de circulación el 13 de mayo en Recreo -departamento La Paz-, pudieron ser sepultados por sus familiares, en compañía de vecinos, amigos y alumnos.

Las dos familias coincidieron en que “es muy llamativo que en menos de 48 horas hayan resuelto el tema del ADN, logrando establecer las identidades” de los restos óseos incinerados y rescatados del auto en el que circulaban cuando sufrieron el accidente.

Efectivamente, de acuerdo con las actuaciones iniciales oficiales realizadas tras el siniestro, los restos de Carmen, que viajaba como acompañante en la butaca correspondiente, y de Martín, quien conducía, fueron extraídos del auto quemado por personal de bomberos voluntarios, depositados en cajas y trasladados por la Policía a esta ciudad Capital.

En el lugar también trabajaron efectivos de la Comisaría Departamental Recreo, personal de la Dirección de Bomberos y de la Dirección de Criminalística de la Policía bajo las directivas de la Fiscalía de la Sexta Circunscripción Judicial a cargo de Jorgelina Sobh.

Bruno Zerda, esposo de Cejas y querellante en la causa que se inició contra el único sobreviviente del siniestro, Joaquín Martín Echazú (19), quien conducía una camioneta en compañía de David Nieto, coincidió con su abogado Fernando Ariel Salavarria al afirmar que en la misma fiscalía les informaron que los restos de Cejas habían podido ser identificados porque “habían mezclado los restos”.

Dos semanas demoró el trámite para entregarles a los deudos lo poco que quedó de sus seres queridos, a pesar de que al día siguiente del choque frontal, familiares de Cejas recorrieron el sitio y hallaron el monedero de Carmen y restos totalmente legibles de su DNI, además de restos de un fémur y una cadera.

“No tiene nombre lo que hicieron. Es una vergüenza. Entre los restos hallaron una prótesis dental que ella tenía, declaró el odontólogo y no alcanzó”, manifestó Zerda.

Sin informe

Mientras tanto y siempre de acuerdo con lo informado por fuentes vinculadas a la causa, la Justicia no recepcionó el testimonio del conductor sobreviviente de apellido Echazú, porque no fue recibido el informe de la pericia accidentológica.

Cuando Zerda se constituyó en querellante, junto a su patrocinante legal solicitó a la fiscal que impute al joven por presunto “homicidio culposo agravado por la cantidad de víctimas y la conducción imprudente”. De acuerdo con el informe de la División Criminalística, el accidente ocurrió sobre la ruta nacional 157 "aparentemente por colisión frontal, por invasión de carril, generando destrucción total de ambos rodados". Para la querella, Echazú invadió el carril del otro auto en un lugar donde la ruta cuenta con demarcación de doble línea, amarilla y blanca, provocando la tragedia que terminó con los dos vehículos calcinados. También murió quemada una perrita perteneciente a la familia Nieto.

Te Puede Interesar