¿Cómo vas cerrando el año con los objetivos?

domingo, 10 de octubre de 2021 · 01:04

Considera que para crear metas que realmente hagan progresar a una compañía es necesario que contemplen su contexto, de lo contrario se vuelven ineficaces. Sentarnos a evaluar ¿Qué pasó? ¿Qué funcionó? ¿Por qué lo que no funciona se repite? De ahí en más sabremos dónde estamos y hacia dónde vamos.

Así comienza nuestra charla con la especialista Thaimi Rosario, coach empresarial y especialista en servicio al cliente, quien nos recomienda seguir estos pasos: los objetivos “SMART “porque son inteligentes” (ya que dirigen los esfuerzos estratégicos de una empresa o para la vida misma).

Los criterios SMART te ayudan a distinguir los objetivos eficaces de los que no lo son. En Inglés: S (specific) M (measurable) A (achievable) R (realistic) T (time), lo que en español podríamos adaptar como:

 

Específicos: Objetivos puntuales y, que a la vez, respondan preguntas como el qué, cuándo, dónde o el por qué de determinada acción.

Medibles: El análisis futuro se realiza a través de la medición, por eso, es importante tener criterios y métricas cuantitativas que sirvan de base para medir su efectividad.

Alcanzables: Conocer los recursos con los que se cuenta, sean humanos, técnicos o financieros y analizar la capacidad que estos tienen de alcanzar el objetivo que se ha trazado.

Realistas: Siempre es mejor tener los pies en la tierra y ser conscientes de la realidad del negocio, esto involucra tanto el ambiente interno como el externo.

Tiempo limitado: Establecer un período de tiempo de comienzo y finalización sirve no solo para dar un seguimiento, sino para priorizar las tareas que se deriven de este objetivo. Es importante no exagerar y tampoco apresurar su cumplimiento.

 

Una vez que reconozcas el sentido que tiene para tu empresa el uso de estos objetivos, vas a necesitar tener en cuenta los siguientes aspectos para determinarlos, Definición clara del negocio, del área y del equipo. De este modo, podrás tener un contexto de qué exigir y cuál es la realidad de cada parte para, así mismo, dar un objetivo alcanzable; trabajar con calendarios o períodos. De nada sirve definir objetivos si quedarán pendientes para siempre. De acuerdo a tu objetivo anual, establece varios trimestrales; conocer las métricas con las que se trabajan en cada área. Así podrás cuantificar y asociar tu objetivo a una reunión o una revisión de estos objetivos con tu equipo para que sean discutidos y aprobados. A nadie le gusta que se le impongan metas si no fueron previamente evaluadas o compartidas.

 

¿Cuán comprometida contigo misma estás para cumplir con tus objetivos y cuál es el propósito? ¿Cuál es el fin? ¿Cómo estás conectada con tú ser?

Los cambios se dan de adentro para fuera, concluyó Thaimi Rosario.

De mujer a mujer, honro lo más sagrado en ti. ¡Hasta el próximo domingo!

Sonia Luna