Dra. Claudia Palladino, titular de la cartera sanitaria

COVID-19: “Tenemos el sistema provincial de Salud organizado”

Paralizados preventivamente, y en una “cuarentena para todos” en la provincia y en el país se lucha para evitar que se expanda la pandemia del coronavirus. También alarma el dengue.
domingo, 22 de marzo de 2020 · 21:06

Los efectos letales de la cepa COVID-19, detectada en China a fines del año pasado han puesto en estado de alerta a todos los países del mundo. El sistema sanitario argentino, con razonable juicio, aunque luego de anotar las primeras víctimas fatales en su territorio, también ha dado rápidas respuestas para proteger a la población. El domingo pasado, el presidente de la Nación Alberto Fernández anunció una serie de medidas que se fueron intensificando en el curso de la semana que acaba de terminar, a medida que finaliza el ciclo estival y se acerca el invierno. Tiempo en que, según los especialistas, deberán extremarse las medidas sanitarias.

El cierre de las fronteras del país desde el lunes pasado, el aislamiento obligatorio para las poblaciones de riesgo, la suspensión de actividades consideradas “no sustanciales”, la implementación de licencias laborales especiales, la clausura de actividades escolares en distintos niveles hasta el 31 de marzo, suspensión de espectáculos masivos -artísticos, musicales, deportivos, etc.-, cierre temporario de parques nacionales, cines, museos, bibliotecas y lugares de reunión de personas, restricciones en el transporte público, e implementación de una batería de medidas económico-sociales extraordinarias han sido hasta ahora los principales mecanismos de control implementados.

Si el principal objetivo de las autoridades es lograr la no circulación del virus en esta etapa, las autoridades provinciales han dispuesto –correlativamente y en coordinación con la Nación- una serie de acciones preventivas para proteger a los habitantes de la provincia. Ciertamente, el éxito de dichas medidas no reside solo en el desempeño del gobierno sino sobre todo en la colaboración que haga la población en cuanto a obedecer las recomendaciones sanitarias que se dan.

La situación registra novedades que se cuentan por horas. La ministra de Salud de la provincia Dra. Claudia Palladino explica los alcances de los protocolos de acción y las características de estas enfermedades.

“Tenemos todo el sistema de Salud preparado y en alerta porque si llega a haber casos de Coronavirus, tenemos que dar respuesta. No obstante, estamos en etapa de contención lo que significa que aún no tenemos casos propios (N.de la R: al cierre de esta edición)”, indicó la ministra.

Medidas adoptadas en la provincia

Son numerosas las acciones preventivas que están vigentes, muchas de ellas precedentes a lo que dispone Nación.

- Apertura de Líneas de Comunicación Orientadoras para personas que presenten síntomas o hayan estado en contacto estrecho con un caso sospechoso o confirmado de Coronavirus o Dengue: 383-4238872 y 383-40300003. La implementación de estos números de hizo para no congestionar la Línea 107, que habitualmente recibe llamados por otras contingencias que requieren respuesta del SAME.

- Campaña publicitaria intensiva explicando síntomas, recomendaciones e información para atención urgente.

- Ampliación del Comité de Emergencia (COE) que tiene como único vocero al Ministerio de Seguridad y creación de COE municipales conformados por el intendente, el jefe del Área Programática de Salud y el jefe policial.

- Control sanitario en aeropuerto, donde se censa y se manda a aislamiento social a extranjeros, control y detección de febriles en puestos camineros y puestos estratégicos de Gendarmería Nacional.

- La suspensión de actividades en que se esperaban grandes aglomeraciones de personas (el Congreso Mariano es un caso) se dispuso por orden del gobernador mucho antes que lo disponga el presidente.

- Pedido de cierre de la frontera internacional con Chile en el Paso San Francisco, concretado antes del cierre general de las fronteras dispuesto por Presidencia.

- Paralelamente, algunos comercios han implementado horarios de atención exclusivos para mayores de 65 años.

- Desinfecciones en lugares públicos, oficinas y centros de atención al público.

-El descacharrado se viene haciendo de manera permanente y no sólo en la actual contingencia, a pesar de ser relativamente escasa la colaboración de la comunidad en este sentido.

También los municipios se han comprometido, implementando acciones concretas en sus jurisdicciones. El caso de Valle Viejo, que ha puesto en vigencia un plan de Contingencia Educativa basado en un dispositivo de educación no presencial (a distancia) para los alumnos de su sistema educativo.

Dengue

“Cuando iniciamos la gestión en diciembre ya nos preocupaba una temática, que es el Dengue. Somos una provincia particular, hemos tenido un brote epidémico en 2009, esto hace que parte de nuestra comunidad tenga susceptibilidad, inmunidad contra el Dengue Tipo 1. Es una población particular, porque en esa época hubo muchos casos. También sabemos que de cada caso sintomático puede haber hasta diez sin síntomas, que es una característica del Dengue. Esto significa que la población estimada que ha tenido contacto con el Dengue en 2009, es alta y esto nos posiciona como una provincia diferente a otras”, advirtió la doctora Palladino.

“Sabíamos que debíamos estar muy atentos con ello. Por eso la gestión anterior ya venía trabajando en descacharrado, incluso en invierno. Es una provincia que de esta epidemia aprendió mucho y siguió trabajando en prevención. Pero otras provincias han comenzado a tener casos”, agrega.

En esto ha sido fundamental la vigilancia: “Todo paciente febril, sin cuadro respiratorio, con dolor de cabeza, sin otro síntoma que justifique la fiebre, se lo interpretaba como ´probable dengue´. Esto hizo que todo el sistema de Salud, público y privado, estuvo alerta para detectar los primeros casos. Por eso nosotros hemos tenido la primera detección de estos casos importados. Eran personas que, los días previos habían estado en provincias vecinas o países vecinos donde ya circulaba el dengue”.

En dirección opuesta al COVID19, en cuanto a la propagación del dengue –cuyo vector es el mosquito hembra denominado aedes aegyptis-, zika y chikungunya, las medidas preventivas vienen siendo sostenidas no sólo cuando el vector registra mayor actividad –con temperaturas superiores a 20 grados- sino de manera permanente durante todo el año.

Para paliar esta enfermedad, las autoridades sanitarias locales hacen, desde hace largo tiempo, lo que se denomina bloqueo epidemiológico. Esto es: un control focal muy estricto con brigadas de agentes sanitarios, además de la detección de febriles en lugares estratégicos, lo cual permite un control efectivo y es la explicación por la cual Catamarca no tiene tantos casos confirmados en relación con el total de su población. Diferente es la situación en algunas provincias vecinas, que tienen cifras muchísimo más numerosas que Catamarca y que aplican otros mecanismos de intervención. Al hacer el control focal, se activan de inmediato, in situ, las brigadas sanitarias con fumigaciones en el radio de acción en el que está presente el mosquito transmisor (un radio de 200 metros, unas 8 manzanas a la redonda del domicilio de la persona infectada). En ese perímetro se hace búsqueda de febriles, se concientiza a los vecinos, se informan los signos de alerta, se explica cómo usar el repelente, se entra a cada domicilio, se desechan recipientes o reservorios que pueden ser susceptibles de desarrollo de huevos, larvas y mosquitos adultos, y se hace la correspondiente fumigación. Muchos de los casos anotados en las estadísticas oficiales de infectados han sido, precisamente, detectados por los agentes sanitarios en los seguimientos que hacen sobre las zonas focales.

En definitiva, era esperable que ambas epidemias, tarde o temprano, lleguen a Catamarca. Por eso es aplicable aquello de que hay que ocuparse más que preocuparse. Por eso, la permanente información que las autoridades brindan a la población, sumada a las acciones efectivas en territorio, hacen abrigar la esperanza de que la situación se va a mantener dentro de rangos de control razonables. Mientras tanto, los ciudadanos deberán comportarse responsablemente, acatando las recomendaciones, y prepararse para que se atenúen los efectos de las pestes.

Texto: Carlos Gallo

Fotos: Diego Rodríguez

 

Corea se ayudó con tecnología

El sitio www.infotechnology.com explica cómo Corea del Sur utiliza una aplicación de celulares para hacer el soporte de comunicación entre el sistema sanitario y el caso sospechoso de Coronavirus. De esta manera, el país asiático logró hacer 15 mil pruebas diarias y -mediante georreferenciación- logró controlar que los pacientes respeten la cuarentena.
Mediante una aplicación para dispositivos Android e iOS, cada persona con síntomas pide turno y se registra sus datos: domicilio, edad, sexo y correo electrónico o teléfono móvil. Acude al domicilio un agente sanitario en coche y, en cinco minutos, le hace un raspado nasal. A las 24 horas, el paciente recibe en su teléfono móvil el resultado del test. Si es positivo, se le exige en su domicilio una cuarentena de 15 días. Ya que el sistema exige la geolocalización, también se detecta si el paciente cumple con el aislamiento. También, diariamente, le comunican otros casos positivos en su zona de influencia. Si la persona debe romper la cuarentena por motivos excepcionales, solicita autorización con un código QR para que la policía pueda verificar que está circulando de manera autorizada.
De esta manera se detectan “zonas calientes” de actividad viral donde es preciso ser más estrictos con la cuarentena. Así Corea logró retrasar la velocidad de propagación, aumentar la vigilancia y atender al 15% de sus infectados que tenía dificultades respiratorias y efectuar desinfecciones con colaboración del ejército
 

Otras Noticias