Igualita a mí

domingo, 18 de octubre de 2020 · 01:00

Me contagio de alegría
Cuando tú conmigo estás.
Porque tengo tu cariño
Mi sonrisa brilla más.
A tu lado tengo todo;
Tú eres mi felicidad.
Tu tristeza es la mía
Y tu canto mi cantar
La la la la
La la la la 

Así dice la canción de Palito Ortega y hoy cuántoscorazones llenos de felicidad por ser mamás.En este espacio de Mujeres, el homenaje en el día de la Madre aSandra Carrizo, mamá de Ximena.

¿A qué se enfrenta una mamá de un niño con autismo?

“A que nuestros hijos sean poco sociables y callados. Yo fui madre
primeriza sola aunque siempre el resto de la familia acompañó y lo
único que sé es cuando nació fue la felicidad más grande para mí.

Ella comenzó con problemas de salud, pero a los especialistas queacudí ninguno habló de autismo. Nadie tuvo la sospecha.

En esa época no se conocía, fue un peregrinar. Ser mamá de unahija con autismo te obliga a prepararte y explicar de manera sencilla enqué consiste este trastorno. Nosotras aprendimos a transitar las dosesta vida difícil. Yo aprendo de ella me ayuda a ver las cosas deotro modo. Es mi sostén, ella es mi maestra.

Día a día es un desafío y diversión. A las dos nos encanta el agua, entonces compartimos actividades en la pileta, ríos, un canal o donde sea. Le gusta ir a fiestas; en la de sus 15 años su cara se iluminó defelicidad. 

Una linda anécdota es cuando fuimos a ver ‘Floricienta’. Su cara estallaba de felicidad.Agradezco a Dios darme laoportunidad de disfrutar a mi hija de verla crecer.Como mamá de una persona con autismo digo y lo sostengo es un desafíomuy grande.

Sin embargo, cuando llega el final del día y siento que no puedomás, que finalmente me voy a dar por vencida, lo miro sonreír, lasiento abrazarme, y todo vuelve a tener sentido. Y otra vez soy lamujer más fuerte del mundo preparada para batallar contra vientoy marea por lo único que realmente importa: es que Ximena sea feliz”.

De mujer a mujer, honro lo más sagrado en ti. ¡Hasta el próximo domingo!