La India

Destino de un viaje rotario

La acción del Rotary Club tuvo a algunos catamarqueños visitando un país tan lejano como la India. Aquí un repaso de aquel viaje de 2007.
domingo, 11 de octubre de 2020 · 12:36

El Rotary Club, más allá de la denominación local que tuviese, que lo identifica y lo ubica en un lugar geográfico, es una institución del mundo que llega con solidaridad y acciones en ayudas humanitarias donde fuese necesario. Ayudas que son muy valoradas y divulgadas.

Todas estas instituciones dispersas por el planeta que conforman un Distrito, que los representan y son parte del mismo en el lugar en el que se encontraren, contribuyen como una unidad de acción para dar vida a una de las instituciones solidarias más numerosas e importantes.

 Confirmando lo expresado en el primer párrafo, en el año 2007, el Rotary Internacional organizó un viaje a la India y según se desprende del informe elevado por el señor Egd. Jorge Miguel Najle, al gobernador del Distrito 4810, arquitecto Miguel Revuelta. Este informe es sobre el viaje realizado al Distrito 3030 de India, cumpliendo con el Programa de Intercambio Rotario de Amistad.

Como se podrá observar más adelante, en este grupo rotario, se encuentran catamarqueños que representan a los clubes rotarios de esta provincia.

En este informe se indica que el viaje se realizó en el mes de enero de 2007, al Distrito 3030 de India, además indica que el grupo que viajó estaba integrado por once personas, indicando que eran diez rotarios y la señora esposa de uno de ellos: el Dr. Jorge MiguelNajle, el arquitecto Carlos Antonio Aguirres, el Dr. Jorge Rafael Castillo, el Dr. Iván Onto (todos del Rotary Club Capilla del Monte), la Dra. Magda de la Vega (Rotary Club Alta Córdoba), Dra. Marta Funes y Norberto Ángel Pujol (Rotary Club General Bustos), el ingeniero Antonio Mateo Susnjar del Rotary Club San Fernando – Catamarca, el Dr. Isaac Narbona, el ingeniero Luis Alberto Lauría (ambos del Rotary Club Catamarca Valle) y la señora, Dra. Claudia Valderrama.

El informe respecto al grupo expresa textualmente: “Era este un grupo muy heterogéneo, ya que sus integrantes tenían diferentes edades (el menor 39 y el mayor 71), distintos intereses, distintas personalidades; diferente formación social, cultural, etc. No obstante, ello, el grupo funcionó maravillosamente bien. Pese a lo dificultoso que a veces resulta la convivencia, no hubo ningún problema interno entre sus integrantes. Tampoco hubo problema del grupo con terceras personas”.

En el informe se deja claramente expresado cuál ha sido el recorrido y las visitas realizadas, cuando dice: “Nuestro periplo dentro del Distrito, comenzó visitando el Rotary Club de Nashik, ciudad donde se realizó la Conferencia de Distrito, permanecimos allí por el espacio de cuatro días; luego pasamos a visitar la ciudad de Amaravati, donde funcionan dos clubes, estuvimos tres días; de allí fuimos a visitar la ciudad de Nagpur, centro geográfica de India, (15 clubes), desde donde viajamos 350 km durante 11 horas, a un Campo de Cirugiaí, al cual nos referiremos luego;posteriormente salimos por unos días del Distrito, para visitar ciudades ubicadas más al norte del país, y luego retornamos al Distrito, a la Ciudad de Bushawal, donde funcionan dos clubes rotarios y reside el Chairman de este programa; y finalmente visitamos la ciudad de Jalgaon, con seis clubes rotarios”.

También se da cuenta que en la Conferencia del Distrito la presentación de la delegación argentina, fue todo un éxito, aplaudida de pie por los asistentes; y muy elogiada públicamente en ese mismo momento por el Chairman del Distrito 3030 Rtn. Rajiv Charma; y por el Gobernador del Distrito Rtn. BalasahebJoshi.

En el campo de Cirugiaí, que menciona anteriormente, el Rotary Club de Nagpur, anualmente en el mes de enero, organiza un viaje a un campo de cirugía ubicado en la selva, en un lugar denominado Hemalkasa, a 350 km de la ciudad. Lleva en la oportunidad una gran cantidad de médicos, cirujanos, oculistas, dentistas, etc. (más de 100) y durante tres días se atienden gratuitamente a personas enfermas, sumidas en la más extrema pobreza. En esta oportunidad, se realizaron aproximadamente doscientas cirugías.

Después se realizaron otras visitas, como por ejemplo al Banco de Sangre de Amaravati, Banco de Sangre de Bushawal, entre otras instituciones.

Asimismo, se indica que son tantas las necesidades que existen en India, que el rotarismo de este lugar, tiene un trabajo enorme por realizar y que se multiplican para poder llegar bien a los más necesitados.

En cuanto a la alimentación de los rotarios argentinos, estos han tenido que sufrir un poco debido a que las comidas son muy picantes, definidas como incomibles, por ello más de una vez, solo se alimentaban con frutas compradas a vendedores ambulantes. Se come mucha cebolla cruda y el documento advierte que tuvieron que adaptarse de la mejor manera.

El informe dice respecto del descanso: “A la noche cuando nos disponíamos a descansar, teníamos que afrontar un nuevo desafío, que era el de dormir en camas duras como una madera maciza, es decir seria como dormir prácticamente sobre el suelo; y los colchones con los que disponíamos no tenían más de 3 cm. de alto, razón por la cual cada mañana despertábamos con la sensación de malestar propia de un descanso inadecuado, o al menos una forma de descanso a la cual no estamos acostumbrados”.

Pero también dice: “Hemos sido invitados a distintos tipos de eventos, rotarios, sociales, religiosos, culturales, institucionales, etc., todos los cuales fueron cumplidos por nuestra parte en tiempo y forma, y a los que asistimos gustosos; en dichas oportunidades hemos sido recibidos con honores, puesto que la gente de India demostraba un gran respeto y hospitalidad para con el grupo argentino. En la mayoría de estas invitaciones, el suscripto era el encargado de dirigir la palabra en nombre del grupo, haciéndolo en inglés y en una oportunidad dando un breve mensaje en indi”.

Por su parte uno de los integrantes del grupo de viaje, el ingeniero Susnjar, recuerda con nostalgias aquel viaje, del que “nunca se olvidará”, según sus expresiones al evocar los momentos vividos.

Y expresa: “Más allá de las diferencias culturales entre India y América o Argentina, o nuestro suelo, Catamarca, el ser humano es igual en todos lados, con sus sentimientos, con sus observaciones y acciones. Tratando de solucionar sus necesidades del modo que pudiese o dentro de lo que les es permitido.

Yo soy un verdadero impulsor de continuar con estos viajes y que cuando haya una oportunidad se la debe hacer, pues la experiencia, y los conocimientos que se adquieren tienen un valor que no se paga con nada.

Y cuando uno observa las grandes necesidades que sufre gran parte de los habitantes de este lugar, y se compara con el modo de vivir y lo que cada uno de nosotros tiene aquí, en Argentina, obligadamente siente necesidad de cuidar, proteger, lo mucho o poco que pudiese tener, pues comparado, es una enormidad”.

Finalmente, expresa: “Podemos concluir que el grupo que participó en este maravilloso programa de “Intercambio Rotario de Amistad”, ha desempeñado un excelente papel, y que ha quedado en la India una magnífica imagen del rotarismo argentino en general y de nuestro Distrito en particular”.

 

Colaboración: Oscar Hugo Alaníz