neurodata

Acv hemorrágico: claves para conocer a un peligroso enemigo

Por el Dr. Franco Cárdenes (*) Neurocirujano
domingo, 7 de julio de 2019 · 04:00

Lo que estás por leer servirá para cuidarte y cuidar a los que querés. Porque cuando un Accidente Cerebrovascular (ACV) Hemorrágico ocurre, no hay vuelta atrás, la mejor estrategia es la prevención. 

Un ACV Hemorrágico se produce cuando un vaso sanguíneo se rompe y comienza a sangrar. Esta situación tiene dos consecuencias: primero, la acumulación de sangre hasta producir un hematoma y por otro lado, la falta de irrigación a las zonas abastecidas por ese vaso. La combinación de estos elementos produce una serie de síntomas típicos y bien distinguibles a los que debemos estar atentos. 

Una persona que cursa un cuadro de esta índole puede manifestar un fuerte dolor de cabeza, entumecimiento o reducción de la movilidad en cara y extremidades de un mismo lado del cuerpo además de dificultad para hablar, mareos y exhibir un estado de confusión. Es clave que ante cualquiera de estos síntomas inmediatamente se llame al servicio de emergencias, en estas situaciones, los segundos valen oro.

 

¿Qué relación tiene la presión alta con un ACV? 

Primero, debemos aclarar que un ACV Hemorrágico puede desencadenarse directamente por la ruptura de un vaso sanguíneo o puede ser la consecuencia de un ACV Isquémico previo. ¿Cómo? En el primer caso, una suba repentina de la presión sanguínea pone a prueba a los vasos de la zona, poniendo en evidencia a aquellos que puedan estar comprometidos estructuralmente, llevándolos a la ruptura. En el segundo caso, todo comienza con una obstrucción de un vaso sanguíneo impidiendo el normal flujo de sangre, esta obstrucción desencadena en nuestro cuerpo un sinnúmero de mecanismos fisiológicos que producen un incremento en la presión. Lo que está pasando es que el organismo busca devolver la irrigación de sangre al territorio afectado y en ese punto es donde las arterias y vasos lesionados o comprometidos pueden ceder y romperse. Quiero aclarar que hasta que no se efectúe un estudio por imágenes, es muy difícil determinar cuál clase de ACV está ocurriendo.  

 

¿Cómo se trata un ACV Hemorrágico?

Una vez que ocurre un ACV Hemorrágico, el profesional de la salud evaluará el cuadro para determinar los pasos a seguir. Por lo general no es necesaria la cirugía, en primera instancia se controla que el hematoma no incremente su volumen. Si esto ocurriera, se comenzará a evaluar la realización de una cirugía.

Debemos tener en claro que la intervención quirúrgica no resuelve el problema, sino que trata la consecuencia. Es decir, una vez que se produjo el ACV, las arterias y vasos afectados no pueden ser recuperados con una cirugía, sin embargo el déficit o consecuencia motora producido por la enfermedad podrá ser recuperado total o parcialmente dependiendo del grado de la hemorragia. A diferencia de las arterias y vasos que tenemos en otras partes del cuerpo, los que irrigan al cerebro son extremadamente delgados y no se puede actuar en ellos, por lo que una intervención quirúrgica se restringirá a la evacuación del hematoma. Aún así, la cirugía se reserva para casos muy especiales donde está en riesgo la vida de la persona. 

 

Nuestro as bajo la manga

Prevención y nada más que prevención. No fumar; llevar un estilo de vida sano y equilibrado además de realizar chequeos de rutina nos permitirá reducir la posibilidad de sufrir un ACV de este tipo. ¡Controlá tu presión arterial! Conocé cuál es tu presión normal para estar alerta en el caso de que suba. 

Si te falta motivación para cuidarte, recordá que una vez que suceda, tu vida cambiará para siempre. Y no solo tu vida, tu familia y seres queridos también se verán afectados. No es sencillo hablar de estos temas, pero deben ser hablados porque la información es nuestra mejor arma. Con la información que acabás de leer podés salvar vidas, comenzá salvando la tuya.


(*) EL DOCTOR FRANCO CÁRDENES ES MÉDICO NEUROCIRUJANO (MP 2469 ME 1235) DEL HOSPITAL DE NIÑOS Y ATIENDE EN CONSULTORIO (PARA TODAS LAS EDADES) EN EL SANATORIO JUNÍN. POR CONSULTAS O RESERVA DE TURNOS, COMUNICARSE POR WHATSAPP AL 3834904888  / TEL: 3834457444 O DIRIGIRSE AL SANATORIO JUNÍN (JUNÍN 369) PLANTA BAJA

Otras Noticias