mujeres

Desterrar pensamientos negativos

domingo, 5 de mayo de 2019 · 04:00

La realidad es única. Lo que varía son las interpretaciones que las personas hacen de esa realidad, a tal punto que se ha manifestado que existen tantas realidades como personas en el mundo. Desde esta perspectiva se puede sostener que los pensamientos negativos son las interpretaciones subjetivas de la realidad que tienden a considerar que los problemas son insolubles o son muy difíciles de solucionar.

Los pensamientos negativos generalmente se nutren de miedos, excusas, ideologías agoreras, estados de ánimo pesimistas o descalificaciones que tienden a sobredimensionar la magnitud de los problemas. Son pensamientos que tienden a desacreditar las iniciativas constructivas augurando siempre el fracaso. En el caso de las emprendedoras los pensamientos negativos actúan como una barrera que las desalienta a emprender o no tener actitudes proactivas. Son pensamientos que destruyen la confianza porque tienden a resaltar las debilidades personales y descalificar las fortalezas.

Los pensamientos negativos son básicamente pesimistas. No sólo ven el vaso medio vacío sino que inducen a la empresaria a considerar que en el futuro ese vaso inexorablemente estará completamente vacío. Poco importan sus intenciones o lo que pueda hacer, sus pensamientos la convencen de que el vaso nunca podrá estar lleno. Los pensamientos negativos son dañinos. Afectan la personalidad de una empresaria porque tienden a fomentar la autodescalificación y la pérdida de confianza. Son un ácido que corroe lentamente la voluntad por emprender y asumir riesgos.

No hay duda de que si una emprendedora piensa que le irá mal indefectiblemente le va a ir mal. Esta afirmación es absolutamente cierta en las emprendedoras dominadas por los pensamientos negativos porque tienen puestas sus energías psíquicas y físicas en los lugares equivocados. Están más preocupadas y concentradas en lo mal que les irá en su gestión que en buscar iniciativas positivas  para superar los problemas o aprovechar oportunidades.

Las mujeres con pensamientos negativos conocen más el fracaso que el éxito porque son víctimas de su propio pesimismo. Es como si quisieran que sus pronósticos negativos se cumplan para poder decir “les dije que esto iba a ocurrir”. Las pesimistas viven dominadas por creencias y emociones negativas que no las dejan mirar positivamente hacia delante. Se enredan en si propia negatividad viendo los demás problemas más grandes de lo que son mientras desmerecen su capacidad para solucionarlos.

Los pensamientos negativos son perjudiciales para la  gestión porque sólo sabotean el impulso constructivo de la emprendedora sino que tienden a boicotear  los proyectos de los colaboradores. En vez de estimular a las personas para que tomen iniciativas o aporten nuevas ideas se las descalifica augurando su fracaso o se las atemoriza presentando su futuro plagado de problemas insalvables.

Una emprendedora debe erradicar de su mente los pensamientos negativos que la paralizan y atemorizan. Una forma de hacerlo es rodeándose de gente positiva. Si está embargada de pesimismo es bueno interactuar con personas que irradien optimismo y la alienten a superar los temores. Lo importante es estar predispuesta a cambiar la actitud y buscar una salida a su estado de ánimo negativo. Si se resiste al cambio y se encierra en sus pensamientos negativos no hay posibilidad de revertir su negatividad. Solo con voluntad y actitud podrá erradicar los temores, creencias e ideologías instaladas en la mente que son tan dañinos para el alma, los sentimientos y la gestión.

 

SoniLu

Instagram: @sonia6269

Otras Noticias