nota de tapa

Axel: “El amor es una fuente inagotable de inspiración”

Axel, por primera vez visitó la ciudad de la Ruta del Adobe. El Festival de la Vendimia en Tinogasta lo recibió en su última noche. Su espectáculo emocionó y cautivó a un público que supo acompañar la profundidad de sus canciones.
domingo, 03 de marzo de 2019 · 07:08

El Club Racing de Tinogasta estaba encendido. Miles de personas participaron de la última noche del Festival Provincial y Regional de la Vendimia.

En tan solo 20 días viene de realizar 8 recitales, muy pronto su destino será Barcelona, donde fue convocado por el Circo de Soleil para ser el artista que los acompañe en la presentación por España. “El año arrancó con todo”, confiesa.

A fin del año pasado, su protagonismo en uno de los programas televisivos más visto como “La Voz” Argentina sumó al delirio de las fans nada más y nada menos que en tierras tinogasteñas; donde mujeres de todas las edades cargaron celulares y toda la pasión para vivir un show inolvidable.

Axel Patricio Fernando Witteveen, o simplemente Axel; sabe cómo llegar al interior y crear un ambiente de empatía con el artista y la persona.

Una luna en todo su esplendor hacia de soporte al gran escenario que se montó para que artistas nacionales, provinciales y tinogasteños desplegaran su música.

Todo estaba listo para Axel. Antes el bandoneón de Kaly Barrionuevo, había dejado un público ardiente y dispuesto a vivir una gran fiesta popular.

Pero él, le agregó además otro condimento. El piano blanco dispuesto en el centro de un mega escenario harían brillar al cantautor, que visitó en varias oportunidades Catamarca, pero tal vez era la primera vez, que iba a dar un gran show, de nivel internacional.

“Me siento muy contento primera vez que vengo a La Vendimia, esta fiesta tan importante, nos tocó una noche maravillosa con una luna con un marco espectacular. Me siento muy feliz y agradecido”, fue lo primero que esbozó en su diálogo con la prensa luego de más de una hora y media de cantar las mejores canciones de su repertorio.

Este año comenzó con todo, dice él. Mientras sorprende con el anuncio de un nuevo disco, y con otras tantas cosas que se renuevan y generan una actitud distinta que redoblan su compromiso como cantautor.

En un espectáculo de canciones que expresan aires pop, baladas, ritmo electrónico y una fuerte conexión con lo natural y las cosas simples; se conecta con el público. Como cuando presentó “No es no”, una canción que escribió entre set de grabación del programa La Voz y que se la mostró a Soledad Pastorutti para grabarla juntos.

“Con Sole tengo una relación de muchísimos años, es una de las pocas personas que considero un amigo del ambiente. Igual uno tiene amigos de la infancia, del colegio y con colegas con los cuales te llevás muy bien. Sus hijas se conocen con las mías, juegan, conozco a Jere (pareja de la artista de Arequito). Conocemos nuestras familias, hemos cantado muchas veces, hemos compartido ciclos de tele como el programa “La Voz”, hemos compartido muchas veces el escenario, pero nunca habíamos tenido la posibilidad de grabar. Y cuando estábamos grabando “La Voz”, me acerqué al camarín y le golpeé la puerta y le dije tengo una canción y me gustaría cantarla con vos. Con un mensaje súper especial, buscaba una persona como ella, una mujer con su carrera, con su talla artística pero también como ser humano, como persona”.

 

Libertad

 

Su energía inspiradora, su conexión con valores inscriptos en su ser, dejaron una huella que emocionó a todos en la noche vendimial.

En un momento, pidió al público que levantara las manos si era parte de ese pequeño mundo de privilegiados que a lo largo de su vida no sufrieron algún tipo de violencia. Y luego de llevarlos a un punto de profundidad y silencio; pidió que las levantarán por los que sí fueron víctimas del maltrato. Y en una sinergia que pocas veces sucede con la gente, como un resiliente los llamó a cerrar los ojos y a respirar. La noche ya estaba iluminada por ese momento que seguramente tocó el corazón y la vida de todos.

La canción “No es No” llega en un momento donde las mujeres salieron a ponerle un límite al machismo. El interior y sobre todo el norte, se encuentra atravesado por una fuerte cultura machista; su canción interpreta en este momento ese cambio de paradigma.

“El cantautor siempre debe contar lo que piensa, siente, ve y reflejarse en eso. Cuando hay una guerra es normal que surjan canciones como “Solo pido a Dios”, por citar un ejemplo. Y en este caso, un movimiento social tan fuerte en el mundo, es inevitable que no se escriba sobre esto. Así y casi sin buscarlo, me salió esta canción. No solo para las mujeres, porque esto no es una lucha de hombres contra mujeres ni de mujeres contra hombres. Esto es entender que cuando alguien dice que no debe ser respetado y no importa si se dice con una sonrisa o simplemente con un gesto. No es no en cualquier contexto. Es una canción que escribí para toda aquella persona que quiera establecer un límite, a algo que no siente ni quiere y que ese límite sea respetado”.

Obviamente no puedo dejar de reconocer, que hoy la mujer vive en el mundo una situación de empoderamiento, de encontrar un lugar con más fuerza, más fortaleza y lo celebro. Era hora que pase esto, establecer pautas de respeto debe existir en toda sociedad. Esta canción sirve como un bastón para mucha gente, que como yo no supe decir No. Hay violencia en la familia, en la escuela, y esta canción es un apoyo a toda esa gente.

“No es No”, revela una proclama de libertad, su letra aún no quedó plasmada en un disco, sin embargo sus visitas en Youtube, y sus reproducciones en el mundo alcanzan un mensaje que nos permite comprender una búsqueda interna y de las mil formas que cargan un mundo de distintos modos de violencia.

Tal vez, con esa razón. La canción marca su inicio con “Sé que hay mil formas para decir sí”. Y llegar a los sentimientos más que a las palabras. “El amor es una fuente inagotable de inspiración. Está en todos lados, en la familia en los amigos, en uno mismo, y qué importante es ese amor y también en la vida misma. Por eso se siguen haciendo canciones de amor en todo el mundo. Ahora estoy pensando en otros focos del amor”.

Y así, en esa noche de verano, donde los vientos fuertes precordilleranos que dieron lugar al silencio, una voz sencilla sumergió de las semillas de la tierra como ese árbol el Aguaribay, que el cantautor cultivó en su casa, y que lo conecta con ese ser interior, que dejó otros sonidos y otras voces.

 

Intimo

Desde hace un par de años, Axel vive en Traslasierra, Córdoba, tal vez por eso se sintió tan cómodo entre el adobe, las montañas y ese clima de pueblo. Axel se alojó en Casagrande Hotel de Adobe, allí el artista conversó e interactuó acompañado de sus músicos; con la gente de este lugar histórico.

Esa noche, publico internacional, turistas de las provincias del sur y los propios catamarqueños, pudieron disfrutar de un espectáculo de nivel internacional.

 

Texto: Carolina Melnik

Especial para Revista Express

Fotos: Gentileza Martín Carrizo

 

 

 

 

Otras Noticias