para acogerse al beneficio jubilatorio

Presentó la renuncia el procurador general de la Corte de Justicia

Enrique Lilljedahl presentó una nota al Gobernador solicitando que acepte su apartamiento en el cargo.
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 01:04

Luego de casi 30 años en el cargo, el Procurador General de la Corte de Justicia, Enrique Lilljedahl, presentó su renuncia para acogerse al sistema jubilatorio.
De esta forma, se producirá una segunda vacante en los altos mandos del Poder Judicial de la Provincia, luego de la dimisión de la ministra de la Corte, Amelia Sesto de Leiva, también para jubilarse.

Con fecha de ayer, Lilljedahl presentó una nota al gobernador, Raúl Jalil, solicitándole que emita un decreto aceptando su renuncia al cargo de procurador.
En la misiva, el funcionario judicial solicita que su renuncia se concrete el 31 de mayo, para que sea operativa a partir del 1 de junio. Es decir, que si el primer mandatario acepta su dimisión, el jefe de los fiscales provinciales seguirá en el cargo hasta fin de mes. 

En la nota, Lilljedahl justifica su pedido al advertir que la ANSES resolvió transformar el beneficio previsional que actualmente tiene otorgado a las disposiciones de la ley 24.018 (actualización al régimen previsional de magistrados y funcionarios del Poder Judicial, Ministerio Público y de la Fiscalía nacional de investigaciones administrativas) conforme convenio de transferencia del sistema de previsión social de la Provincia al Estado nacional supeditando el goce efectivo de aquél al cese en el cargo que actualmente desempeña.

En la nota presentada se advierte que el procurador ya contaba con un beneficio jubilatorio, pero gestionaba la adecuación de su beneficio al nuevo marco legal, que garantiza el 82% móvil para todos los magistrados y miembros del Poder Judicial. Este nuevo marco legal es efectivo a partir de un convenio que firmó la exgobernadora Lucía Corpacci con ANSES a nivel nacional.

Antecedentes
Antes de ser procurador, Lilljedahl fue asesor legal del Banco Nación y secretario General de la Intendencia capitalina durante la intervención de Hugo Mott en 1991.
En febrero de 1992 asumió en la Procuración General de la Corte de Justicia, durante el primer mandato de Arnoldo Castillo. El próximo año iba a cumplir 30 años en el cargo. El funcionario judicial cumplirá 81 años en los próximos meses. 

El apartamiento de Lilljedahl para acogerse al régimen jubilatorio no es ninguna sorpresa, ya que de esta situación se hablaba desde el año pasado cuando se ampliaron los miembros del máximo tribunal de justicia de Catamarca.
En ese momento, cuando se conoció que Hernán Martel y Fabiana Gómez eran las personas elegidas para sumarse a la Corte de Justicia como nuevos miembros, trascendió que el Gobierno ya tenía algunos nombres para ocupar la Procuración, teniendo en cuenta que Lilljedahl había expresado su intención de pasar a retiro. 

Previamente, el Gobierno había ofrecido agilizar el trámite para la movilidad de Lilljedahl y de los miembros de la Corte Amelia Sesto y Ricardo Cáceres.
Ahora, con la confirmación de su jubilación, volvió a surgir la lista de posibles candidatos para ocupar el cargo.

Funciones y designación
De acuerdo con la Constitución Provincial, el Procurador General de la Corte es la cabeza del Ministerio Público Fiscal que está integrado por los agentes fiscales y defensores oficiales de la Provincia.

El Ministerio Público es un cuerpo autónomo dentro del Poder Judicial y goza de sus garantías de independencia. 
Según la ley orgánica del Poder Judicial, el procurador representa al Ministerio Público ante la Corte e interviene en las causas de jurisdicción originaria de la Corte de Justicia y en las que ésta conoce en única instancia.

La Constitución establece que el procurador es nombrado en el cargo por el gobernador con acuerdo del Senado y previa audiencia del Colegio de Abogados y de la Corte de Justicia. Mismo procedimiento se aplica para definir a los miembros del máximo tribunal de justicia de la Provincia.

Para ser procurador General de la Corte se requiere los mismos requisitos que para miembros de la Corte de Justicia. Es decir ser ciudadano argentino y tener, como mínimo, treinta y cinco años de edad, diez años de ejercicio de la profesión de abogado u ocho cuando se hubieren desempeñado funciones judiciales durante la mitad de este tiempo, por lo menos. 

El antecedente de
Amelia Sesto de Leiva

La semana pasada, la ministra de la Corte de Justicia Amelia Sesto de Leiva presentó su renuncia al cargo para pasar a retiro. Al igual que el procurador, la magistrada presentó una nota al Gobernador explicando que la ANSES había resuelto positivamente el trámite para acogerse al beneficio del 82% móvil.

La magistrada había asumido en la Corte en mayo de 2001 cuando reemplazó a Guillermo Díaz. Iba a cumplir 20 años en el ejercicio del cargo. 

Según trascendió, ya había expresado su voluntad de acogerse al beneficio jubilatorio. 
El año pasado, junto con el ministro José Ricardo Cáceres, había estado en el centro de la polémica por un pedido de juicio político que estuvo dos años en la Cámara baja y que había sido iniciado por el abogado Eduardo Andrada. El argumento era que los magistrados no cumplían con el principio constitucional que establece un límite de 65 años para ejercer cargos. Sin embargo, los magistrados habían recurrido a la Justicia y se había declarado la inconstitucionalidad de ese artículo de la Constitución provincial.

En noviembre del año pasado, la Cámara de Diputados rechazó el pedido de juicio político porque el oficialismo no consiguió la mayoría necesaria.

Otras Noticias