el mejor amigo de macri

Empresarios ligados a Nicolás Caputo se beneficiaron con los negocios de las cloacas

sábado, 6 de junio de 2020 · 10:37

Tal como se adelantó, el escándalo desatado por la auditoría llevada a cabo en Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima sigue escalando. El presidente de la empresa, Germán Ciucci, afirmó en diálogo con FM La Patriada que “no se descarta llevar el tema a la Justicia, porque hubo negociaciones incompatibles y abandono de los usuarios”.

Ciucci volvió a recordar que las obras se concentraron en unas pocas empresas y se realizaron con deficiencias. minutouno.com pudo comprobar la vinculación de las firmas involucradas con los negocios de Nicolás Caputo, el "hermano de la vida" del ex presidente Mauricio Macri.

El primer caso es el de la francesa Veolia, continuadora de Vivendi, una de las mayores accionistas de lo que fuera Aguas Argentinas. No sólo se alzó con un contrato de más de mil millones de pesos para la rehabilitación de la planta potabilizadora de agua de Punta Lara, sino que además se hizo cargo de la operación de la misma. Esto configura una privatización de hecho y un negocio absurdo para el Estado que , increíblemente, se hacía cargo de los gastos operativos pero le pagaba a Veolia por cada litro de agua que sacara de allí.

La firma francesa, no sólo fue una de las elegidas por Mauricio Macri para llevarse una cifra sideral de dinero por la limpieza de la Ciudad de Buenos Aires en sus épocas de Jefe de Gobierno, sino que además hizo diversas sociedades con Caputo para presentarse a licitaciones en la reparación y mantenimiento de escuelas y hospitales. Por otro lado, también comparte junto al empresario PRO la conducción del Comité Argentino de Mantenimiento (Cemohra), que fue denunciado por cartelización y evasión por el el Sindicato de Empleados de Maestranza.

Este club está integrado por menos de una decena de empresas y durante los ocho años en los que el ex presidente condujo la Capital Federal consiguió concentrar el 90% de las licitaciones en su rubro.

El segundo caso es el de Panedile, que llevó adelante la obra de la planta potabilizadora de Bahía Blanca, inaugurada por María Eugenia Vidal en septiembre del año pasado pero que todavía no funciona a pesar de que se completaron los pagos por parte del Estado de la Provincia.

La firma sostiene contratos millonarios a través de una unión transitoria de empresas con Supercemento, que pertenece al socio de Nicolás Caputo y está siendo investigada por una grave denuncia de corrupción que involucra a la primera plana del gobierno de Cambiemos.

Días atrás este portal reveló que el ex presidente de ABSA en la gestión de Vidal, Rafaelle Sardellla, no dejó su cargo en el Grupo Macri cuándo pasó al Estado y desde esta función le compró camionetas a la concesionaria del mismo holding y vehículos a la empresa del ex ministro de transporte, Guillermo Dietrich.

Otras Noticias