El presidente del ieral, marcelo capello, estuvo en catamarca

Advierten que los sueldos provinciales crecerán por debajo de la inflación

El economista indicó que la crisis financiera durará al menos dos años, si es que la situación no empeora.
miércoles, 08 de agosto de 2018 · 04:07

Marcelo Capello, presidente del IERAL de la Fundación Mediterránea, adelantó que en el marco del ajuste que impulsa el Gobierno nacional, las provincias tendrán por delante años complicados, aunque aclaró que hay jurisdicciones que podrán sobrellevar mejor la crisis que otras.


En ese marco, indicó que la principal variable de ajuste serán los sueldos de los empleados públicos y la obra pública. "Como disminuir el personal el muy difícil, a los provincias no les queda otra que achicar los gastos, por lo que los sueldos crecerán menos que la inflación", adelantó.


 En diálogo con El Ancasti, el economista resaltó que las provincias más complicadas en la actualidad son las patagónicas, con Chubut y Santa Cruz a la cabeza, mientras que en el Norte, Jujuy y Chaco figuran como las peor posicionadas. “Catamarca, desde hace varios años está en una posición fiscal bastante consolidada y aparece como las cinco provincias con mejor desempeño”, destacó.


De todas maneras, aclaró que el ajuste que impulsa Nación se terminará trasmitiendo a las provincias aunque ellas no quieran. “Si bien Nación no puede recortar la coparticipación salvo que presente una ley y la logre aprobar por el Congreso, hay trasferencias corrientes y de capital que tienen un mayor grado de discrecionalidad. Como trasferencias corrientes está el FONID, las ayudas financieras para provincias en crisis o las partidas que se envían para solventar las cajas jubilatorias provinciales, mientras que las de capital son las que reciben para hacer obra pública”, señaló. 


“Esto obliga a que las provincias hagan ajustes. Además, se comprometieron a realizar algunos ajustes en base al Consenso Fiscal achicando lo que son impuestos provinciales como Ingresos Brutos y Sellos, por lo que de igual forma tendrán recortes por ese lado. Asimismo, hay en marcha una reforma tributaria nacional donde hay impuestos nacionales que están bajando como el Impuesto al Cheque, que va a cuenta de Ganancias por lo que se recauda menos en Ganancias y por ende va menos a la coparticipación”, añadió. 


Más adelante, si bien señaló que las provincias tendrán hasta 2020 una mejora en sus finanzas producto de la devolución del  15% de la coparticipación que se detraía para ANSES (se le devuelve el 3% anual desde el 2016) aseguró que “los recursos que van a perder son más altos que los van a recuperar”.  


“Las provincias van a tener durante dos o tres años que contenerse mucho en materia de gasto público. Por eso también, se firmó una ley de Responsabilidad Fiscal para que Nación y provincias vayan aumentando el gasto corriente siempre y cuando no supere la inflación”, añadió. 


Capello consideró que para hacer frente a este ajuste, a los gobiernos provinciales no les quedará otra que achicar los gastos entre los que se encuentran los aumentos salariales y la obra pública, “salvo que se consiga financiamiento, pero en la situación en la que está Argentina no será tan fácil”, dijo.


“Este año se da que el ajuste se produjo en el salario real de los empleados públicos. Es decir, los aumentos de salario están siendo bastante menor que la inflación. Esto va a continuar así, teniendo en cuenta que achicar la planta de personal es muy difícil aunque muchas provincias están excedidas en empleados”, afirmó. 


Finalmente, descreyó que el Pacto Fiscal que firmaron las provincias con la Nación no se pueda cumplir producto de los ajustes que hace Nación. "No cumplir con los compromisos que asumió colocaría a la Argentina en una mala posición ante el mundo", sostuvo. 

 

"El objetivo es evitar una crisis aún mayor"

Por otra parte, Capello indicó que el ajuste llegó para quedarse. “En el corto plazo, la situación del Gobierno nacional es esta crisis o una crisis mayor. Es decir, el Gobierno tiene como objetivo evitar una crisis mayor, por lo que no habrá una rápida recuperación y todo indica que vamos a tener al menos un semestre de recesión. Lo bueno es que se evita una crisis mayor”, dijo. 


Sin embargo, recordó que el año que viene que hay elecciones, por lo que el Gobierno querrá reactivar la economía. “Estimó que querrán arrancar a fin de año. Seguramente lo harán con un pago extra al sector privado, porque el sector público será imposible, para reactivar el consumo. Además de que históricamente, fin de año en Argentina siempre es complicado socialmente”, dijo.  


"Después tienen que pensar en los primeros meses del año que son flojos en el consumo. En ese periodo, los salarios son los mismos del año anterior, pero la inflación se actualiza todos los meses", consideró.


Por otra parte, indicó que en caso de que haya un cambio de Gobierno a nivel nacional, a la nueva gestión le será complicado realizar un plan de gobierno distinto al que está haciendo la administración de Cambiemos. "Si se quiere cumplir con la reducción del déficit fiscal van a tener que seguir por ese camino", dijo.


"Si no siguen ese esquema es probable que no haya financiamiento internacional porque al no cumplir con el Fondo Monetario Internacional, los inversores van a tener cuidado con Argentina", agregó.  Señaló que ante esta situación, lo único que queda por hacer si no se quiere el ajuste "es emitir dinero que a la larga acelerará la inflación".

Otras Noticias