Tiene 85 años

Así está hoy Isabel Perón

La viuda del General lleva una vida casi monacal. Pasa los días escribiendo en un cuaderno, le cuesta caminar y huye de la vida social.
lunes, 21 de marzo de 2016 · 11:13
María Estela Martínez de Perón (Isabelita) vive desde hace 15 años en un barrio cerrado 30 kilómetros al noroeste de Madrid. Es un chalet de tres plantas con 300 metros cuadrados construidos y un parque considerable que compró después de vender la mansión de Puerta de Hierro que compartió con Juan Domingo Perón y de recibir la indemnización millonaria que cobró cuando volvió democracia.

A la controvertida expresidenta le cuesta caminar. En su casa, las persianas siempre están bajas y sale únicamente para ir al médico. Rehúye de la vida social y tiene fobia a la política. "Son recuerdos muy dolorosos", se excusa si alguien le menciona su pasado.

Isabel Perón ya tiene 85 años. Hace más de 20 decidió cortar lazos con la Argentina y enterró las memorias de los 632 días de sangre y caos en los que fue presidenta, antes del golpe militar. Según publicó La Nación, pasa sus días en una habitación llena de fotos de ella con el general Perón y escribe a mano en un cuaderno que no le muestra a nadie. Suele decir que son sus "pensamientos".

Alfredo García Serrano, un amigo español que la visita regularmente, cuenta que lleva una vida casi monacal. "Está en la etapa en que quiere que la dejen vivir, nada más", asegura.

Quienes la tratan niegan que esté senil o sufra enfermedades graves. En 2007, cuando enfrentó el juicio de extradición por dos causas sobre los crímenes de la Triple A, sus abogados habían dicho que tenía un estado de salud muy frágil con pérdida de memoria y problemas psiquiátricos para reclamar que le dieran prisión domiciliaria.

"Ella está bien mentalmente, con las cuestiones lógicas de la edad. Está muy despegada de todo. No quiere ser un obstáculo para la política; no contesta agravios, no tiene contacto con dirigentes, no opina de nadie", explica su abogado Atilio Neira.

El Tribunal Superior de España falló en favor de ella contra los jueces argentinos Norberto Oyarbide y Héctor Acosta, que intentaron detenerla por delitos de lesa humanidad.

Durante el proceso de extradición tuvo un accidente casero: rodó por las escaleras, se fracturó un brazo y sufrió lesiones importantes en la cadera. Tras ese episodio estuvo hospitalizada, pasó semanas en silla de ruedas y nunca más recuperó la movilidad habitual. Al día de hoy, Isabel Perón tiene sesiones diarias de rehabilitación. Todas las mañanas su chofer la lleva en un Audi A4 gris a los médicos.

La viuda de Perón pasa inadvertida en su barrio. "Sabemos que vive allí y conocemos a sus empleados. A ella no la vemos nunca", relata Mario Sandoval, encargado de un bar que queda a 200 metros de la valla que corta el acceso a la calle donde vive.  Ya ni siquiera va a la iglesia de Santa María a donde solía ir a misa los domingos. "De política se niega a hablar. Ya sufrió demasiado -dice García Serrano-. Sólo repite que no guarda rencores. A nadie".

El jueves se cumplen 40 años del golpe militar de 1976.

Otras Noticias