jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Un proyecto pendiente desde hace una década

La obra inconclusa de un hotel cuatro estrellas se levanta en Junín, entre Prado y Rojas, y no registra avances significativos. Está prácticamente abandonada, y es foco de suciedad e inseguridad en la zona.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
31 de julio de 2008 - 00:00
La obra inconclusa de un proyecto hotelero pactado bajo el régimen de diferimientos impositivos se levanta en calle Junín, entre Prado y Rojas, como emblema de la insuficiencia de inversiones en el sector que quedó al descubierto durante la última Fiesta del Poncho.

Se trata de una enorme mole de cemento que permanece idéntica a si misma desde hace por lo menos diez años, prácticamente abandonada, y se ha convertido en fuente de preocupación para los vecinos de la zona por la suciedad y el clima de inseguridad que genera. Incluso existirían denuncias radicadas ante la municipalidad por los inconvenientes derivados de la falta de higiene y el hecho de que el lugar se haya transformado en refugio de alimañas. También inquieta la protección potencial que la estructura ofrece para actividades poco claras o directamente ilícitas.

Actualmente, el proyecto está en manos de la empresa Camino del Inca SA, pero sus inicios se remontan a 1997. Ese año se pusieron en marcha dos grandes obras hoteleras. Es indicativo de la desidia en el caso de la localizada en calle Junín que la otra esté completamente terminada y en pleno funcionamiento desde 2003.

La situación abona las manifestaciones de la secretaria de Turismo, Catalina Krapp, quien cuestionó al sector privado por la falta de inversiones que pongan la oferta hotelera local a la altura de la demanda en épocas de gran afluencia de turistas, como fue la semana del Poncho. Más todavía si se tiene en cuenta que este proyecto inconcluso se lanzó al amparo del sistema de diferimientos impositivos, bajo el cual se disparó el auge de sectores como el olivícola.

Para Krapp, Catamarca tiene una cultura empresarial muy endeble.

Siempre quiere ver que le va bien a otro para después copiar, dijo la funcionaria.

Ya no sabemos cómo insistir con el tema de las inversiones. Cuando vengan inversiones de afuera y se lleven la plata, recién se van a dar cuenta de lo que están perdiendo, consideró.

La Asociación de Bares, Restaurantes y Afines, en tanto, estimó que es preciso mejorar la oferta hotelera existente y reclamó asistencia financiera para hacerlo.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar