Cuatro adolescentes murieron quemados

Pasaron 8 años y el juicio por la "Tragedia de la Alcaidía" no tiene fecha de inicio

Hay cinco policías imputados por "homicidio culposo agravado por el número de víctimas".
lunes, 9 de septiembre de 2019 · 02:03

Hoy se recuerda un nuevo aniversario de la "Tragedia de la Alcaidía", ocurrida en el año 2011, cuando Franco Ezequiel Nieva (16), Nelson Alfredo Orlando Molas (17), Nelson Nahuel Fernández (15) y Franco Alejandro Sosa (16) quienes compartían una celda en la Alcaidía de Menores –ubicada en avenida Colón y Mendoza-, fue arrasada por las llamas durante una protesta iniciada por los jóvenes, quienes murieron carbonizados.

El octavo aniversario llegó con los acusados en libertad, y sin fecha de inicio de juicio. 

Los señalados son cinco policías, quienes fueron imputados por el delito de “homicidio culposo agravado por el número de víctimas fatales", Juan Carlos Reyes, Adrián Antonio Mansilla, Luis Alberto Leiva, Adriana del Valle Galván y Carlos Daniel Leiva. 

Durante estos 8 años de espera los padres de las víctimas que se constituyeron en querellantes continúan albergando esperanzas de que el hecho se esclarezca sobre todo, porque en octubre de 2014 los fiscales Miguel Mauvecín y Marcelo Sago elevaron la causa a juicio. 

En abril de 2015 el juez de Control de Garantías Héctor Maidana confirmó la citación a juicio y la causa fue remitida al Juzgado Correccional de Primera Nominación, a cargo del Marcelo Forner, donde aún se encuentra.  

En medio de protestas y marchas  de familiares y amigos de las víctimas solicitando Justicia, en 2016 el juez de Control de Garantías Ramón Porfirio Acuña ordenó el sobreseimiento total y definitivo de las exjuezas de Menores Hilda Ligia del Valle Figueroa, y Ana María Nieto.

Es que el Ministerio Público había imputado a las magistradas por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”,  y a partir de los elementos probatorios reunidos que determinaron la insuficiencia de elementos en su contra, se determinó el sobreseimiento para las exmagistradas. 

A su vez, el exministro de Gobierno y Justicia, Javier Silva, fue sobreseído por prescripción tras una serie de presentaciones efectuadas por sus abogados.

“Quedó demostrado que las internaciones (de los adolescentes fallecidos) y medida cautelares dispuestas por los imputadas Figueroa y Nieto, en el ejercicio de la jurisdicción de menores, tuvieron una clara finalidad protectora integral de asistencia, reeducación y resocialización de los menores, propia del proceso de menores, y en el marco de la normativa provincial, nacional y supra nacional de aplicación en la especie”, argumentó el juez Ramón Porfirio Acuña en su fallo absolutorio. 

 Consideró además que las exjuezas preservaron “los derechos y garantías de los menores de edad, lo que es el debido proceso legal de la Minoridad”. 

En este marco, el letrado destacó que se demostró “la total y absoluta incompetencia funcional de las imputadas para determinar el lugar de alojamiento, guarda y custodia de los menores, como también sobre las condiciones edilicias y de seguridad de los referidos lugares toda vez que dicha facultad se corresponde con las competencias de las autoridades superiores del Estado provincial, las cuales exceden largamente la del órgano jurisdiccional de menores”.

El hecho produjo consternación en Catamarca y en las provincias vecinas. Los días siguientes a la tragedia se registraron graves enfrentamientos entre familiares, amigos y vecinos con efectivos policiales y empleados judiciales, con pedradas, cubiertas encendidas y varios heridos. Con el paso de los años y al compás de los tiempos judiciales, las protestas menguaron.

El CAD

En diciembre de 2011 y tras la Tragedia de la Alcaidía  el Gobierno inauguró el Centro de Admisión y Derivación (CAD), para que los menores de edad infractores de la ley no sean alojados en las comisarías. Pero no entró en funciones. En aquel momento el Centro estaba bajo la órbita del Ministerio de Gobierno y Justicia. En mayo de 2012 se volvió a inaugurar, con la presencia de la ministra de Seguridad de la Nación de turno, Nilda Garré. Pero recién a mediados de agosto de ese año y en medio de incidentes por la Tragedia, el CAD comenzó a funcionar. 

Se registraron tres principios de incendio y en abril de 2013, los chicos que estaban alojados realizaron una revuelta que dejó como saldo importantes daños materiales ocasionados en parte durante el incendio de colchones presuntamente fabricados con materiales ignífugos.

Y una vez más, el Centro cerró  sus puertas hasta que a mediados de 2014 fue reinaugurado.n

Otras Noticias