miércoles 21 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Buscan el arma empleada para el crimen

Sin arrestados por el brutal homicidio de Humberto Saracho

Al cuidador de cabras le faltaban un lazo, un rifle y otros elementos. Su casa había sido dejada toda revuelta por él o los victimarios. Su cuerpo había sido encontrado sin vida el pasado jueves en Julumao.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
5 de mayo de 2019 - 04:12 Por Redacción El Ancasti

Al cumplirse 48 horas de que se encontrara el cuerpo sin vida de Humberto Saracho (68) la pesquisa avanza con la toma de testimonios y otros procedimientos para poder tratar de localizar a él o los autores del homicidio del cuidador de cabras que residía en Julumao.

Fuentes judiciales consultadas por El Ancasti señalaron que desde las primeras horas de ayer se entrevistó a personas que tenían contacto con la víctima, quienes revelaron que llevaba un estilo de vida ermitaño. En ese sentido se conoció que tenía un pariente en la ciudad de Andalgalá, pero al que no frecuentaba. 

Las fuentes confirmaron que de los testimonios surgió que le faltaban un lazo, un rifle, unos binoculares y otros elementos. No se precisó si le faltaba dinero. 

El cuerpo fue entregado el viernes a la noche a sus parientes.
Por otro lado se conoció que personal de la División Homicidios y de la comisaría de Andalgalá se abocaron a realizar rastrillajes para localizar el arma homicida. Según los pesquisa se trataría de un elemento con el que se emplearon las dos manos y se utilizó demasiada fuerza. Esto surge de la autopsia que arrojó que Saracho presentaba hundimiento de cráneo, a la altura de la oreja derecha, y fractura de cráneo.

La causa es investigada por el fiscal de la Segunda Circunscripción Judicial Alejandro Scidá.
La muerte de Saracho dataría de entre diez y quince días de acuerdo al avanzado estado de descomposición que tenía el cuerpo.
Un vecino de apellido Alba, un puestero que vivía en las proximidades, fue quien se dio con el macabro hallazgo. Fue el jueves alrededor de las 21 cuando llegó a la precaria vivienda y logró divisar por una de las ventanas que estaba Saracho tendido en el suelo.

La policía tuvo que voltear las puertas que habían sido cerradas con llave y candado.
Saracho estaba boca arriba y su cuerpo había sido tapado con diversos objetos. En otra habitación sus pertenencias habían sido revueltas.

Semejanzas con otro crimen

El asesinato de Humberto Saracho (65) recordó a otro caso policial que aún permanece impune: el crimen de Segundo Varela.
El hombre, de 65 años, que vivía solo en una finca ubicada en el camino que conduce a los túneles de La Merced, en el departamento Paclín.
Su cuerpo fue encontrado el sábado 25 de febrero de 2017. Estaba atado de pies y de manos en el ingreso a la propiedad que tenía bajo su cuidado.
Varela al igual que Saracho vivía solo y se dedicaba a la vida del campo. El o los autores le robaron pertenencias para luego darse a la fuga.
En el caso del crimen ocurrido en La Merced, los sujetos buscaron impunidad al prender fuego  uno de los dormitorios de donde habían perpetrado el robo.
Según la autopsia, Varela habría fallecido por asfixia.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
volco un auto en pleno centro

Te Puede Interesar