Liberaron a la única arrestada

Buscan datos de madre abandónica en postas y en la Maternidad

Había arrojado a su bebé recién nacida a la basura. La pequeña murió horas después por hipotermia.
domingo, 02 de julio de 2017 · 04:12

Un importante operativo se desplegó para dar con el paradero de la mujer que parió y abandonó a su hija recién nacida en la basura. La bebé falleció a las pocas horas por hipotermia. Su cuerpo fue encontrado por dos muchachos que buscaban entre los desechos de la Planta de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) de El Pantanillo algo para dar de comer a unos chanchos. La sacaron de una bolsa y al verla, la levantaron y la abrigaron con una campera pero ya era tarde; había fallecido por el frío.

Fuentes policiales informaron que se investiga en cada Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) y en Maternidad Provincial 25 de Mayo sobre las mujeres embarazadas que tenían fecha de parto para esta semana o que transiten por el último trimestre de gestación. Por orden de la Fiscalía de Instrucción que interviene, a cargo de Myrian López, se realizaron estudios bioquímicos a efectos de establecer su ADN y luego poder cotejarlo con alguna eventual mujer sospechosa de ser su progenitora.

De acuerdo con las últimas averiguaciones, se indicó que el camión recolector de residuos que habría transportado a la bebé hasta la Planta RSU tendría el recorrido por el barrio Marco Avellaneda –sector noreste del centro capitalino- y partes aledañas del centro. Por el momento, la investigación no tiene importantes avances y la única mujer sindicada y demorada al final fue liberada. No se encontraron indicios en su contra.

El camión recolector había ingresado el viernes a las 00.27 a la Planta RSU. En este predio, muchas personas encuentran un sustento para atravesar el día a día. Dos muchachos buscaban restos de comida para dar de comer a unos chanchos. Encontraron una bolsa y, al abrirla, descubrieron que había una bebé recién nacida. Quisieron socorrerla pero ya era tarde. Había muerto por el frío. Así lo constató la autopsia: la causa de muerte fue la hipotermia. 

Registro

Hace poco más de un año en el departamento Belén aparecieron los cuerpos sin vida de dos bebitas, presuntamente mellizas o gemelas. El hallazgo fue en un basural, cerca de un río, conocidos por los belichos como "el río de la basura”.

Se estimó que la muerte se habría producido entre 24 y 48 horas antes del hallazgo. De acuerdo con la investigación, se indicó que la causa pudo ser un paro cardiorrespiratorio como consecuencia de asfixia o hipotermia.

 

Ocho años y medio por haber asfixiado a su bebé

En junio de 2009 en Aconquija, departamento Andalgalá, María Isabel Molina (20, por entonces) cursaba el octavo mes de gestación cuando dio a luz a un bebé pero luego lo asfixió con una bolsa.
En un primer momento, los investigadores analizaron la posibilidad de que se tratara un posible aborto pero la autopsia arrojó resultados contundentes. Había aire en sus pulmones, lo que indicó que había nacido con vida.

Luego del parto, la joven había quedado internada en un centro de salud de la zona en grave estado. El caso se descubrió porque una amiga de María Isabel había ido a visitarla a su casa y, al llegar, vio manchas de sangre. Le preguntó por su embarazo pero  la mujer manifestó sentirse mal. La llevaron al hospital y los médicos advirtieron que había realizado maniobras abortivas. Dieron aviso a las autoridades policiales y judiciales y comenzó la investigación. En un tacho de basura, en el fondo de su casa, habían encontrado el cuerpo del bebé.

Cuando estuvo en condiciones de declarar, aseguró que había tomado una droga abortiva y que creyó que el bebé había nacido sin vida. Fue imputada por el delito de "homicidio agravado por el vínculo”. La causa fue elevada a juicio en diciembre de ese año.

Ocho meses después, en agosto de 2010, se concretó el debate en la Cámara Penal de Segunda Nominación. El fiscal Gustavo Bergesio, en su alegato, había pedido la pena máxima, prisión perpetua. Su abogado defensor, Vicente Olmos Morales, había pedido la absolución. Los camaristas Rodolfo Bustamante, Luis Guillamondegui y Porfirio Acuña le dieron una pena de ocho años y seis meses. Olmos Morales había remarcado la precariedad de la situación en la que vivía María Isabel. La joven vivía sola y trabajaba como "peón golondrina” en la cosecha de papa. La habían echado de su casa siendo casi una niña, a los 16 años, y desde entonces debía rebuscárselas para vivir. Le costaba aceptar su embarazo. La asistente social de la localidad donde residía –que por entonces tenía unos 300 habitantes- jamás supo sobre la delicada situación de la joven, hasta la muerte del bebé.

Otras Noticias