jueves 2 de febrero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El lunes fue en Banda de Varela y ayer, en el barrio La Esperanza

Roban e incendian las casas de dos familias humildes

Ambas perdieron lo poco que tenían y tiene hijos menores. Los delincuentes no fueron atrapados.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
Dos hechos lamentables se registraron durante la madrugada del domingo y también en la mañana de ayer. Dos familias, ambas de escasos recursos, fueron víctimas de la inseguridad y no sólo perdieron sus elementos de valor, sino también sus viviendas, ya que los ladrones decidieron prender fuego a las propiedades antes de huir con lo robado.

El primero de los robos se produjo el lunes a las 3 de la madrugada en Banda de Varela. Entonces y según confirmó la propia víctima a EL ANCASTI, María Martínez, un vecino les avisó que la vivienda que recién terminaban de construir y a donde se mudarían al otro día, estaba en llamas.

Martínez contó que la vivienda, situada en el barrio San Jorge de la citada localidad, era fruto del esfuerzo de ella y su marido, con quien había comenzado a construir hace un año atrás. "El domingo habíamos comenzado a trasladar los muebles y otras cosas porque nosotros alquilábamos y pensábamos mudarnos el lunes. Solo se salvó la heladera y la cama que aún no habíamos trasladado”, dijo.

Los ladrones solo se habrían llevado una mochila que contenía herramientas de trabajo, pero al huir encendieron el techo, que era de paja, y tras eso todo lo que estaba en el interior comenzó a arder.

La Esperanza
Un hecho similar se registró durante la mañana de ayer en la manzana 3 del barrio La Esperanza. Alrededor de las 11, cuando llegaba de cobrar la Asignación Universal en el Banco, Anabela Díaz se dio con que salía humo de su vivienda.
Desconocidos y con fines furtivos habrían ingresado por un agujero que tenía la pared y en una colcha habrían colocado los elementos de valor, incluida una garrafa de 10 kilos. Los elementos fueron dejados en el patio de la vivienda, ya que los delincuentes habrían sido vistos por algunos vecinos y huyeron.
No obstante, antes de ser vistos habrían prendido fuego en el interior de la casa, por lo que tras su huida las llamas comenzaron a avivarse y concluyeron quemando todo lo que quedaba en el interior.
De esta manera, Díaz, quien vivía en el lugar con su marido y tres niños pequeños, se quedó solo con la ropa que tenían puesta y sin un lugar en donde vivir. Ambas familias fueron entrevistadas por personal de Desarrollo Social, pero necesitarán de la solidaridad de la gente, al menos en lo que hace a vestimenta y abrigo.
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
El abogado tucumano Alfredo Aydar

Te Puede Interesar