jueves 20 de junio de 2024
uno de los sospechosos tiene antecedentes penales

Asaltan a punta de cuchillo a la empleada de una heladería

Los delincuentes le robaron un teléfono celular y 900 pesos. Fue el domingo a la noche. Ayer a la mañana, ambos fueron atrapados por la Policía.

Por Redacción El Ancasti
La empleada de una heladería de la zona norte sufrió un violento asalto a mano armada, el domingo a la noche, cuando se encontraba a minutos de cerrar el local. Ayer a la mañana, los dos delincuentes fueron atrapados por la Policía. Uno de ellos tiene varios antecedentes.

El hecho ocurrió alrededor de las 21, al momento en el que un delincuente, en complicidad con otro que lo aguardaba en las afueras del comercio, se llevó 900 pesos y un teléfono celular, tras amenazar con un arma blanca a la empleada del local.

Luego de tomar conocimiento del hecho, los uniformados realizaron un recorrido por la zona e intentaron aprehender a un sospechoso, pero éste logró fugarse mientras un grupo de vecinos del barrio Hipódromo apedreaban el móvil policial.

El patrullero terminó con varias roturas y abolladuras, y los uniformados tuvieron que huir del lugar, para no ser alcanzados por los proyectiles.

Finalmente, ayer a las 11, la Policía logró apresar en inmediaciones del barrio La Esperanza a los dos individuos, sindicados como los autores del robo al local comercial "Yo Helados” ubicado frente la Plaza de Choya, sobre la Avenida Virgen del Valle Norte.

Se trata de Pablo Emanuel Cativa (26), alias "El Tuerto”, quien cuenta con condenas por delitos contra la propiedad y por violación a la ley de estupefacientes, y un sujeto de apellido González (24), sospechados de ser los autores.

Posteriormente, ambos jóvenes quedaron alojados en dependencia policial en calidad de arrestados en averiguación del hecho, a disposición del fiscal Víctor Figueroa, de la Unidad de Delitos Criminales.

En diálogo con El Ancasti, los comerciantes de la zona comentaron lo sufrido por la joven empleada asaltada, de apellido Ferreyra, quien se encontraba a minutos de cumplir su jornada laboral y estaba a punto de cerrar el local comercial.

"Yo justo volvía acá a mi kiosco, cuando vi que había un tipo (el cómplice) afuera de la heladería, pero no me parecía sospechoso. Después veo que la chica sale llorando, y con un chico abrazada, que era el novio. Y ahí me doy cuenta de que la habían asaltado", contó el dueño de un almacén.

"El novio me contó que justo estaba llegando cuando se estaba perpetrando el asalto. Y se cruzó con uno de los asaltantes cuando éste estaba huyendo, pero jamás pensó lo que estaba pasando", añadió el comerciante.

De acuerdo con los testimonios de los comerciantes, la zona comercial volvió a tornarse insegura, con robos a los comercios, pero principalmente con robos a sus clientes, con arrebatos y robos violentos en la vía pública, especialmente en inmediaciones de la Plaza de Choya.

La zona comercial ya había registrado hace un año una ola de robos que había llevado a los propietarios de los locales a querer cerrar sus puertas, por lo que consideraban una sucesión de robos imparable en ese momento.

"Los robos volvieron, necesitamos más seguridad", concluyeron.
 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar