es el adolescente de 15 años que fue supuestamente ultrajado por el párroco en andalgalá

Madre de joven, presuntamente abusado por cura, pide justicia

Está imputado por los delitos de abuso sexual simple, otro en grado de tentativa y dos hechos de abuso sexual con acceso carnal.
domingo, 14 de diciembre de 2014 · 04:07

La madre del adolescente de 15 años de edad, que fue supuestamente abusado por un cura párroco en Andalgalá, pide justicia para su hijo.

En junio pasado, luego de dos meses de radicada la denuncia, la Justicia de Andalgalá culminó imputando al sacerdote José Renato Rasgido (53) cuatro hechos de abuso sexual supuestamente cometidos contra el adolescente mientras ejercía como párroco.

La fiscalía interviniente le tomó declaración y el religioso habría negado las acusaciones.

Los familiares del joven criticaron el cambio, en su momento, de cuatro fiscales que por diferentes motivos se inhibieron en la causa,  y finalmente imputaron a Rasgido por los delitos de abuso sexual simple, abuso sexual simple en grado de tentativa y dos hechos de abuso sexual con acceso carnal, todos calificados por su condición de sacerdote de la supuesta víctima.

"Todas las pruebas demuestran que él es culpable. Y aún así hubo gente que nos ofreció plata para dejar de lado las denuncias", comentó la mujer.

La causa, que se desarrolló bajo el más estricto hermetismo, se habría iniciado por la denuncia de la mujer, quien relató a la Justicia lo que su hijo le habría contando. 

Según su versión, los abusos se habrían iniciado en 2012. Aquella primera vez solo habrían habido "toqueteos” sexuales, aunque se habrían continuado hasta que su hijo debió viajar con el cura hacia la localidad de Aconquija. 

Fue entonces cuando el adolescente habría sido accedido carnalmente por primera vez. El hecho en grado de tentativa, mientras tanto, habría sucedido en el trayecto de otro viaje, donde el acusado habría querido ultrajar al menor sin éxito.

Su papel junto al acusado




El adolescente ayudaba habitualmente en las misas oficiadas por Rasgido. 

Es que debido a que la iglesia de Andalgalá permanece inhabilitada después del sismo de 2004, los oficios religiosos se realizaban dentro del polideportivo local y adolescentes ayudaban con las sillas que colocaban en un altar improvisado. 

Es por esta razón que el chico veía asiduamente al sacerdote, quien se habría ganado su confianza, y a quien se le impusieron restricciones tales como no salir de la provincia sin previa autorización judicial y no acercarse a la supuesta víctima.

Rasgido, por decisión del Obispado fue separado del cargo que ocupaba

Más de

Otras Noticias