viernes 28 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Abrumada por las deudas le prendió fuego a su casa

María Cristina Maestri (52), dueña de la Empresa Fúnebre Saló, le prendió fuego a su casa en calle 9 de Julio al 600. La rescataron los bomberos y la internaron en grave estado. Supuestamente quiso incendiar todo por las deudas que tenía.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
20 de septiembre de 2006 - 00:00
La dueña de la empresa Fúnebre Saló, María Cristina Maestri (52) fue internada ayer en las primeras horas de la madrugada luego de que sufriera quemaduras en su cuerpo y un principio de sofocación por inhalación de humo al intentar prenderle fuego a su casa, luego de rociarla con combustible. La terrible determinación de la mujer, que por milagro aún se encuentra con vida, se habría originado en las abultadas deudas que tiene la empresa, de la que ya se había decretado la quiebra y tenía nombrado un síndico.

De acuerdo con la información proporcionada por fuentes judiciales y policiales, el incendio fue registrado alrededor de la 1.30 de ayer en la planta alta de la casa de Maestri, ubicada en 9 de Julio 624. Allí la mujer vivía sola, acompañada sólo por dos perros Caniche Toy, era viuda desde hace muchos años y tiene dos hijos, un varón y una mujer. La casa colinda con el terreno donde se encuentra la funeraria, en calle República al 1.000.

Según se determinó, la mujer habría utilizado una mezcla de querosén y gasoil para rociar su casa y luego le prendió fuego. Tres focos de incendio se declararon en uno de los comedores, en un estar y en la zona de la terraza, que rápidamente arruinaron muebles, alfombras, ropa y una gran cantidad de adornos y elementos de plástico que fueron los que iniciaron una densa humareda que fue la que alertó a los vecinos.

Quienes primero fueron a socorrerla fueron Hugo Waisman y Guillermo Battaglia, quienes viven en el mismo edificio donde está la casa de Maestri y los departamentos están conectados en la planta alta con el de Maestri. Pero al querer llegar para sacarla, se dieron con que las puertas estaban cerradas con llave (cosa que nunca ocurría) y otras tenían cadenas y candados.

Waisman y Battaglia rompieron algunos vidrios pero no pudieron llegar hasta la mujer por el humo. Finalmente arribaron los bomberos y la encontraron envuelta en un acolchado y tirada en la habitación, con algunas quemaduras en el cuerpo y signos de sofocación por la inhalación del humo.

Al abrir las puertas el fuego se avivó y se extendió hacia el depósito de la empresa fúnebre, en la parte trasera, pero ya tres dotaciones de Bomberos trabajaban en el lugar para controlar las llamas. Sin embargo, dos bomberos debieron ser atendidos en el Hospital de Urgencias también por principio de asfixia por el humo. Los efectivos sacaron a la calle también a los dos perros de la mujer, que luego fueron llevados a una veterinaria puesto que los había afectado el denso humo.



Pericias

Pocos minutos después de que los Bomberos culminaran su trabajo llegaron el fiscal de Instrucción Nº 3, Alejandro Dalla Lasta, los sumariantes de la Unidad Judicial Nº 1 y el Delegado Esteban Cano Sáez para hacer las actuaciones de rigor. Peritos de Bomberos no tardaron en confirmar que el fuego había sido provocado intencionalmente y que se había utilizado el combustible. Paralelamente, los testimonios recolectados de vecinos y allegados a la mujer señalaron que días antes había expresado que "quería quemar todo" abrumada por la quiebra judicial que enfrentaba su empresa. Incluso señalaron que la vieron cargando bidones supuestamente con combustible hacia su casa.

Por la magnitud del incendio, Maestri sufrió quemaduras en la cara y, al parecer, la inhalación del humo caliente le afectó las vías respiratorias. Quedó inconsciente y debió ser conectada a un respirador artificial.

Sin embargo, hacia la tarde de ayer experimentó una leve mejoría, de modo tal que pudo respirar por sus propios medios. Igualmente, continuaba alojada en terapia intensiva y aún sin recobrar el conocimiento.

El caso se investiga como un incendio intencional, y el fiscal ordenó ayer a la mañana realizar una inspección ocular en el lugar del siniestro, con la presencia de los peritos. Así también pidió que se tomen más testimonios para agregarlos al expediente.
Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
murio el otro obrero que estuvo en la explosion del tinglado

Te Puede Interesar