domingo 22 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Se casó y falleció minutos después, mientras bailaba

Fue el domingo a la madrugada. Llevaba 25 años de convivencia con la mujer con la cual se casó. Sufrió un paro cardíaco que le causó la muerte de inmediato. Igualmente se realizó una autopsia por pedido de los hijos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de diciembre de 2006 - 00:00
Un septuagenario falleció de un paro cardíaco el domingo a la madruga, minutos después de contraer matrimonio y mientras se encontraba bailando en la fiesta. El hecho ocurrió en El Rodeo, departamento Ambato, alrededor de las 2.30 de la madrugada.

Se trata de Luis Oscar Sosa (73), conocido en la localidad como “El Rubio” Sosa, quien había decidido contraer matrimonio con su señora, Isolina Rivas (70), tras una convivencia de 25 años. Según informaron fuentes ligadas al hecho, el matrimonio se habría casado por el civil alrededor de las 22.30 del sábado en la misma localidad. Ya en la fiesta, que se realizó en un local ubicado en frente de la Hostería Provincial, alrededor de las 2.30 y después de que los novios bailaran un par de chamamés, Sosa se sentó a descansar. En ese momento sintió un fuerte dolor en el pecho y cayó al piso. Pese a que familiares y amigos dieron inmediato aviso a la ambulancia y ésta se hizo presente a los minutos, Sosa ya había fallecido.

Si bien se aseguraba que el fallecimiento se había dado por un fulminante paro cardíaco, por pedido de uno de los hijos del hombre -tenía dos hijos mayores de su primer matrimonio- que desconfiaba de la causa de la muerte, la fiscal en turno, Patricia Olmi, se trasladó hasta el lugar y decidió la realización de una autopsia para despejar dudas.

Antes de esto se registró una serie de incidentes en el sector del Mini hospital de la villa cuando Mario Sosa, uno de los hijos, se subió a una antena del lugar y amenazaba con tirarse si al padre le realizaban la autopsia que solicitaba su hermana.

Pasados unos minutos la situación fue controlada y la autopsia se practicó cerca del mediodía del domingo, en tanto los resultados corroboraron que Sosa había fallecido de un infarto.



Conocido

“El Rubio Sosa”, tal y como lo llamaban en el pueblo, era un conocido comerciante de la villa ya que era propietario de la única panificadora del lugar. Convivió en la localidad 25 años con su mujer con quien había decidido casarse para consolidar su unión.

Sosa fue un activo trabajador por el crecimiento de la villa y era conocido por su continua participación en fiestas, eventos y sus constante predisposición para ayudar al vecino. Actualmente formaba parte de una comisión especial que se había armado para construir el vía crucis en la montaña en donde se ubica el Cristo Redentor que caracteriza a la villa.

Para esa obra y tras varias reuniones había logrado conseguir el subsidio para dar inicio a los trabajos, con el objeto de terminarla para principios del año que viene.

Sosa había estado participando el viernes pasado junto al Gobernador de la provincia del acto del lanzamiento de la temporada veraniega y la inauguración de la obra de pavimentación que se realizó en el pueblo.

El sepelio se realizó ayer en el cementerio de la localidad con una marcada presencia de los vecinos del lugar, en donde familiares y amigos expresaron palabras de despedida.
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
En la mira. La querella pide por el contador y otros empleados. 

Te Puede Interesar