sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

“Venimos con auténtico dolor”

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de diciembre de 2006 - 00:00
La madre de Rocío Ubilla reiteró que continuará con las marchas del silencio aún en las fiestas de fin de año y durante el receso judicial de enero, a la vez que justificó la escasa presencia de gente en los reclamos de todos los jueves: “No importa la cantidad sino la calidad, los que venimos lo hacemos con auténtico dolor; seguramente si viniera más gente correrían otros intereses”.

Las manifestaciones de la dolida madre se produjeron el atrio de la Catedral Basílica durante la séptima marcha del silencio, ante medio centenar de personas, la mayoría allegados y familiares de la adolescente asesinada el 24 de octubre pasado, además de padres y familiares de otras víctimas de hechos de sangre que aun permanecen impunes.

Como en las ocasiones anteriores, Ivana Ubilla cerró la lista de oradores. Esta vez, quebrada por el llanto en reiterados pasajes de su discurso, comentó que muchas personas le pidieron que cese de marchar, que “deje descansar en paz” a su hija.

“Cómo voy a dejar de marcha, si es mi hija la que me está pidiendo que exija justicia por ella; veo sus ojos y siento el dolor y el sufrimiento que ella sintió cuando la estaba asesinando ese malvado (por el policía Manuel Páez, único detenido por el crimen), trato de rescatarla todos los días de ese horror”, agregó en el momento de más dolor durante la marcha del silencio.

“No hay fiestas para nosotros, los que sufrimos la pérdida de un hijo o un ser querido”, dijo Ivana Ubilla, que explicó que uno de los motivos por los que continuará reclamando justicia para su hija se debe a que “el sistema no cambia”. Y acto seguido denunció que en días pasados el homicida de Antonio Martorelli, Facundo Pacheco, participó de una fiesta realizada en Chumbicha, Capayán.

Pacheco cometió el hecho de sangre el 31 de julio del año pasado y recientemente, el 8 de setiembre pasado, fue condenado por la justicia a purgar 13 años de prisión.

Por el crimen de Rocío Ubilla se encuentra detenido el policía Manuel Páez, a quien se le imputa el delito de homicidio simple. La causa se encuentra encaminada y actualmente el juez de control de garantías José Antonio Carma debe resolver el pedido de prisión preventiva que le realizó el fiscal de la causa, Héctor Rodolfo Maidana.

De la marcha participaron además de los allegados a Rocío Ubilla, familiares de Alicia Nieva y Raúl Vega (ambos desaparecidos hace tres años), María Romina Molina Farías, Esteban Corzo y Griselda Vergara, además de integrantes de la agrupación de Familiares de Víctimas de Accidentes de Tránsito.



Problemas

Al culminar la marcha del silencio, Ivana Ubilla ratificó su convicción sobre la culpabilidad de Manuel Páez y reveló que en días pasados un familiar suyo tuvo “un pequeño inconveniente” con allegados al acusado.

La mujer admitió que desde el Gobierno se le brindó una vivienda para ocupar transitoriamente, pero que ella decidió volver a su casa del barrio Santa Marta, donde “está mi hija”. “Es el colmo, Páez mata a mi hija y soy yo la que me tengo que ir del barrio”, se lamentó la mujer.
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Secuestros. Operativo realizado por Drogas Peligrosas.

Te Puede Interesar