cara y cruz

Usar el Paso

jueves, 23 de septiembre de 2021 · 01:02

A principios de este año, al impulso de la Liga de gobernadores del Norte Grande, la conveniencia del Corredor Bioceánico fue planteada en una reunión entre el presidente Alberto Fernández y su par chileno, Sebastián Piñera, realizada en Chile. De la comitiva argentina participaron los gobernadores de Catamarca, Raúl Jalil, La Rioja, Ricardo Quintela, y Salta, Gustavo Sáenz, lógicamente interesados en el proyecto por los pasos trasandinos de sus distritos.

Tras ese encuentro, Jalil dijo: “Tenemos que empezar a usar el Paso para exportar lo antes posible. El movimiento comercial estimulará el proyecto del Corredor Bioceánico. Es cuestión de empezar”, y anunció la inminente exportación de mosto sulfitado, procesado en la mostera que tienen en Tinogasta el empresario Juan Longo, la Provincia y la municipalidad de Tinogasta.
Una novedad conceptual. Para Jalil, las posibilidades de que el “Corredor Bioceánico” avance se afianzarán en la medida que el intercambio comercial entre las regiones que integraría crezca. Es necesario generar demanda para la infraestructura, y no al revés: hacer la infraestructura para recién salir a buscar la demanda. 

Del “Cara y Cruz” del 29 de enero: “Desde Arnoldo Castillo, un fervoroso impulsor del Paso de San Francisco que consiguió pavimentarlo completo del lado argentino, hasta Lucía Corpacci, pasando por Oscar Castillo y Eduardo Brizuela del Moral, las conversaciones por la integración con los chilenos no trascendieron de lo protocolar, por mucho que se formalizara la región internacional ATACALAR (Atacama-Catamarca-La Rioja). Lo que La Rioja y Catamarca podía ofrecer a Chile era demasiado poco, y lo mismo a la inversa. Los encuentros eran pura franela, aunque placenteros. Sintéticamente: los corredores norteños son inviables desde el punto de vista económico. San Francisco era, aún es, una vía “hacia la nada” salvo, por su belleza, por el tránsito turístico hacia Chile, aunque no tanto al revés”.

“Mendoza y la zona central chilena, en cambio, tienen economías complementarias, que se conectan aceitadamente a través del Cristo Redentor. Los decepcionantes precedentes podrían, no obstante, comenzar a revertirse en esta oportunidad, si se consigue generar un tráfico comercial intenso entre las regiones involucradas en ambos países. La integración económica precipitará, por necesidad, la inversión en los corredores bioceánicos norteños, y no al revés”, señalaba este espacio editorial. 

Un primer paso en este sentido está a punto de concretarse. Juan Longo anticipó la primera exportación de mosto tinogasteño a través del Paso de San Francisco. Serán entre 1.500 y 1.800 toneladas en los primeros envíos, con destino a Sudáfrica.
"Esto es parte de un operativo para tratar de recuperar los 65 millones de kilos de uva históricos que se produjeron en Tinogasta. Hoy estamos entre 15 y 17 millones, de los cuales nueve son para mosto y el resto es pasa y consumo en fresco. Para poner a Tinogasta de nuevo en esos millones se construyó una bodega con capacidad de 4 millones de litros y a la par se construyó una bodega con una capacidad de 1,5 millón de litros, donde está el concentrador (propiedad de la empresa estatal TIPSE y AICAT)", explicó Longo a este diario.

Es un proyecto que involucra a 1.200 productores de todo el departamento Tinogasta. Este año se pudo comprar la totalidad de la uva "y pagar un mejor precio, porque ya no tenemos que llevar el mosto a Mendoza. Con esta construcción se evita el flete, lo que genera ese mejor precio. Queremos que el productor se sienta incentivado a producir más kilos", dijo el empresario. 

El inicio de exportaciones contribuye a posicionar a San Francisco para el tendido de la vía férrea que prevé el proyecto del Corredor Bioceánico. Estimular el comercio con la región norte chilena es una buena iniciativa del Gobierno en la política de alentar la inversión privada, repotenciar al interior productivo y avanzar hacia un federalismo real.

Otras Noticias