editorial

La pandemia sigue acechando

lunes, 13 de septiembre de 2021 · 01:35

Pasaron las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias y la atención volvió -o debería volver- sobre la prevención del coronavirus. La combinación de incremento coyuntural del interés por los temas políticos y una baja sustancial y progresiva -que ya lleva más de tres meses- de los casos y las muertes en Argentina y Catamarca, podría hacer creer que la pandemia ya está siendo superada. Pero no es así.

La experiencia de los países donde la vacunación tomó la delantera nos deja como enseñanza que la subestimación del impacto del COVID-19 con la mayoría de la población inoculada es un error que no debe cometerse. Luego de una baja considerable de casos, países como Israel, Reino Unido o Estados Unidos, por citar solo los más relevantes, padecieron un incremento inesperado de los contagios como consecuencia de la aparición de la variante Delta, mucho más contagiosa que la cepa original y que la surgida de otras mutaciones.

La imprevisibilidad, que perdurará mientas no se corrija en el mundo la inequidad en la distribución de las vacunas, lo que provoca que surjan variantes cada vez más agresivas en los países con bajos porcentajes de personas vacunadas, es justamente factor relevante para no descuidad los protocolos preventivos y el énfasis en la continuidad de los operativos de inoculación entre la población. 

Catamarca se encuentra entre las provincias con más altos índices de población vacunada con la primera dosis, pero entre las jurisdicciones más atrasadas en completar el esquema con la segunda dosis. Precisamente la colocación de segundas dosis a la mayor cantidad de personas es clave para enfrentar la variante Delta, cuya circulación comunitaria ya existe en, por lo menos, la provincia de Córdoba y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

En CABA se confirmó este fin de semana el contagio con esa variante de tres niños de un colegio. Teniendo en cuenta la alta transmisibilidad de esta cepa, se encendieron luces de alerta. Y las autoridades sanitarias de ese distrito y las nacionales también se comprometieron a seguir de cerca la evolución y la posibilidad de otros contagios. 

De modo que es necesario continuar respetando los protocolos de distanciamiento social y uso de barbijos o tapabocas. Las mayores precauciones las deben tomar las personas que no recibieron la vacuna o solo una dosis, que son los más expuestos a contagiarse y a contagiar a los demás. Al respecto, vale una advertencia para los festejos del día del Estudiante. Una altísima proporción de los alumnos de escuelas secundarias no tiene ninguna dosis aún. Y, si bien por lo general suelen resistir bien los embates del virus, se convierten en activos transmisores de la enfermedad.

La pandemia está lejos de finalizar. La variante delta que acecha y el eventual relajamiento de las medidas de prevención son amenazas que pueden hacer retroceder varios casilleros en la lucha contra una enfermedad que ya se ha cobrado 674 vidas en la provincia y más de 113.000 en la Argentina.

Otras Noticias