editorial

Promover la no dulzura

miércoles, 28 de julio de 2021 · 01:10

La tradicional “semana de la dulzura”, que, bajo el ropaje de un homenaje al trato amoroso entre las personas, sobre todo entre parejas, esconde intereses comerciales para alentar básicamente la venta de golosinas, tiene desde hace algunos años su contracara: la “semana de la no dulzura”, que procura alertar sobre los efectos dañinos que tiene el consumo excesivo de azúcar en la salud de la población, especialmente los niños.

La campaña es impulsada por instituciones y profesionales que alientan la alimentación saludable, y se fundamenta en estadísticas que generan muchísima preocupación: en la Argentina se consume en forma diaria 114 gramos de azúcar por habitante, el triple de azúcar que lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Este año el lema es “¡Azúcar oculto, al frente!”, y se basa en el apoyo a la implementación de la Ley nacional de Etiquetado Frontal de Alimentos, instrumento, que tiene media sanción del Senado que busca proteger y garantizar el derecho a la salud y a la información de los consumidores, advirtiendo sobre los excesos de azúcares, sodio y grasas saturada, entre otros, en los productos con el objetivo de prevenir “la malnutrición en la población”.

La Ley propone como obligatorio colocar en los envases de los productos un sistema gráfico de advertencias que busca visibilizar en los envases aquellos ingredientes críticos que en exceso resultan nocivos para la salud (como azúcar, grasas, sal o calorías) y le permiten al consumidor tomar decisiones de compra mejor informadas. Es importante la difusión de información respecto de la gran cantidad de productos que contienen azúcar sin que la inmensa mayoría de los consumidores estén enterados: por ejemplo, dentífrico, panes de moldes, salsas, aderezos, entre muchos otros. 

El exceso en el consumo de azúcar produce, se sabe, aunque no siempre se tome conciencia acabadamente del problema, propensión a la obesidad y a la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares o incluso algunos tipos de cáncer. Estas enfermedades crónicas no transmisibles son, desde hace mucho tiempo, la principal causa de muerte en el país.

La campaña, que se encuentra en vigencia esta semana, busca también promover la educación alimentaria en los niveles educativos inicial, primario y secundario. Como sostienen los organizadores de la “semana de la no dulzura”, la campaña tiene “un alto componente educativo, propone reeducar el paladar y repensar las costumbres”.

Si bien el apoyo a la ley de Etiquetado Frontal de Alimentos es un buen aporte, concientizar a niños y adolescentes sobre la necesidad de una alimentación saludable es una decisión estratégica que las autoridades no deberían descuidar. Que los chicos sepan que la mala alimentación daña al organismo y en el largo plazo genera enfermedades es imprescindible y, en el largo plazo, es esencial para salvar numerosas vidas.


 

Otras Noticias