CARA Y CRUZ

El vector sanitario

martes, 27 de julio de 2021 · 01:05

Con Lucía Corpacci a la cabeza de su oferta, acompañada por Silvana Ginocchio como candidata a diputada nacional, el oficialismo no se internó en fantasías para la confección de las listas. El hecho haber tenido que entreverar en esta oportunidad un 50% de mujeres conspiró contra las aspiraciones reeleccionistas de varios hombres: las bancas que se renuevan son las de 2017, cuando aún no estaba vigente la ley de paridad de género. En aquellas nóminas, el cupo femenino era aún del 30%: uno de cada tres candidatos mujeres, no uno de cada dos, como ahora. 

Sin necesidad de explorar novedades, reincide el trípode cooperativo de 2019, ahora solo con Corpacci traccionando al frente de la boleta, pero con el gobernador Raúl Jalil y el intendente capitalino Gustavo Saadi bien visibles en las actividades proselitistas. Un esquema sin fisuras y de eficacia probada.

Sin embargo, no pasa desapercibido el vector sanitario, insumo electoral emergente de la peste. Más allá de las quejas por las restricciones y del impacto que sin dudas tiene en el humor popular la tragedia del coronavirus, la gestión de la pandemia es uno de los elementos que el Gobierno supone pesará a su favor en el cuarto oscuro. Esta impresión, para nada extravagante si se comparan las cifras catamarqueñas con las del resto de las provincias del país, se reforzó cuando una denuncia por supuestas fallas en el hospital monovalente Carlos Malbrán recibió fuertes rechazos de la gente, que se puso del lado del nosocomio y su esforzado personal. La “causa Malbrán” galopó rauda y neutralizó la intentona de descrédito. Adicionalmente, las estadísticas muestran niveles de contagios y letalidad muy inferiores en la provincia respecto del resto del país, y las demoras en el proceso de vacunación no pueden atribuirse al Gobierno desde que la provisión de vacunas depende de la Casa Rosada.

El incidente por pedido desesperado de la asesora presidencial Cecilia Nicolini al Fondo Ruso de Inversión Directa por dosis del segundo componente de la Sputnik V puso en evidencia la cadena de responsabilidades. La demora de las segundas dosis de la vacuna rusa tiene en vilo a unos 30 mil catamarqueños que recibieron la primera, pero obtenerlas está en manos del Gobierno nacional.

El vector sanitario se manifiesta en las candidaturas. Los tres miembros del Comité Operativo de Emergencia (COE) están bien expuestos en las listas. El ministro de Comunicación, Guillermo “Joao” Andrada, secunda a Corpacci para el Senado nacional; sus pares Gustavo “Cheto” Aguirre, de Seguridad, y Claudia Palladino, de Salud, encabezan la lista de diputados provinciales.

Aguirre adelantó que su candidatura no es “testimonial”, de modo que su cartera quedará vacante en diciembre. Lo mismo cabe esperar en los casos de Andrada y Palladino. Habrá movimientos en el gabinete y, digeridas alegrías y decepciones por el cierre de las candidaturas, los transeúntes de la política iniciarán las maniobras para ubicarse en el Ejecutivo. Como la cosecha de mujeres, la rosca nunca se acaba.

El gobernador Jalil pedirá a sus ministros candidatos que tomen licencia para la campaña previa a la definición de noviembre. PASO en el oficialismo no hay, así que no hay por qué apurarse. Solo las heridas que puedan dejar las internas en las categorías de concejales y senadores inquietan un poco.
La expectativa oficialista mayor está puesta en realidad en el desenlace de la interna de Juntos por el Cambio y su incidencia en el escenario general. De acuerdo a eso, que se descubrirá en septiembre, se verá si es necesario adecuar la estrategia.

Otras Noticias