CARA Y CRUZ

La sorpresa

lunes, 26 de julio de 2021 · 01:04

Plantadas las listas para las primarias, se destaca como la gran sorpresa la precandidatura a diputada nacional de la decana de la Facultad de Humanidades, Patricia Breppe, en la lista de Juntos por el Cambio que propone al intendente de Belén, Daniel “Telchi” Ríos, para el Senado. 

De los postulantes al Congreso, es la única ayuna de antecedentes en la arena de la política tradicional, rasgo que suele enfatizarse como mérito de cada “cara nueva” que se incorpora a los litigios electorales pero que, en su caso, se complementa con una gestión académica reconocida por su eficacia por propios y extraños.

Recordar precedentes no es impertinente. Lucía Corpacci, cabeza de la oferta oficialista, irrumpió también en escena allá por 2005 con esta inexperiencia subrayada como virtud medular, lo mismo que Silvana Ginocchio o el propio Flavio Fama, rector de la UNCA que tuvo un decepcionante debut como candidato a intendente de la Capital en 2019.

En vísperas del cierre, mientras las tratativas en Juntos para el Cambio para consensuar una lista de unidad ardían, Breppe, que ya había aceptado el desafío, mantuvo una reunión con mujeres en la sede al Comité Provincia de la UCR. Tras agradecer haber sido propuesta por mujeres de distintos sectores boinablancas, centró su discurso en la necesidad de buscar “denominadores comunes” para revertir la dispersión opositora en una miríada de líneas internas, que a su criterio resta “potencia y energía” a una alternativa al Gobierno. También valoró la figura de la extinta diputada Marita Colombo, muerta en ejercicio de la presidencia del partido, y a las mujeres como “una fuerza importante” dentro de la actividad política.

La militancia de género es uno de los vectores centrales en la trayectoria de Breppe. Como Colombo, acompañó el reclamo en 2019 para que la UCR no habilitara la candidatura a la reelección como intendente de Puerta de Corral Quemado de Enrique del Carmen Aybar, quien transitaba una causa por abuso sexual desde 2013 en la que finalmente fue condenado. Como decana de Humanidades, había enviado un equipo a la localidad belicha para verificar en el terreno lo que ocurría. Ninguno de los precandidatos en liza, mujeres incluidas, está en condiciones de exhibir cucarda semejante.


Es innegablemente un gran hallazgo y acierto la alianza que orienta el senador nacional Oscar Castillo, que podría ser –lo dirán los resultados- complemento idóneo para la candidatura de Ríos, que es su reverso: un experimentado transeúnte de la política tradicional, asentado referente del radicalismo del interior e intendente de su pueblo en varias oportunidades. 

La expectativa por el desempeño de Breppe es un atractivo adicional para la interna de la UCR, cuyo desenlace  es lo más interesante de estas PASO donde el oficialismo, con absoluta racionalidad, apuesta al prestigio y la tracción de la exgobernadora y diputada nacional, Lucía Corpacci.

Ante ella se alza el esquema armado por Fama, candidato a senador nacional que busca revertir el fracaso de 2019, y Francisco Monti, diputado provincial que quedó al frente de la UCR por la muerte de Marita Colombo y va como diputado nacional en la fórmula.


Es indicio de su condición de “mujer empoderada” que Breppe haya decidido jugar por fuera del sector de Monti, que es el FAPRA fundado por su compañero, el exintendente capitalino Ricardo Guzmán.

Dicho esto, hay que volver al filósofo Carlitos Balá: el movimiento se demuestra andando. Los atributos de la decana de Humanidades son potenciales que deben materializarse en resultados. Los entreveros del poder universitario están lejos de la pureza y son fecundos en maniobras renacentistas, pero el barro de la política partidaria es otra cosa, como ya lo ha constatado Fama, que va por la revancha. n

Otras Noticias