CARA Y CRUZ

Enfermos de desmesura

sábado, 12 de junio de 2021 · 01:04

Las reacciones que se desencadenaron tras la fallida cita del presidente Alberto Fernández sobre las procedencias brasileña, mexicana y argentina son síntomas de una patología nacional cuyos orígenes no han de estar lejos de la frustración y la impotencia. Los escándalos morales, las susceptibilidades hipersensibles rastreando permanentemente con qué ofenderse, las humillaciones mutuas y autoinferidas, la pertinacia en polémicas inconducentes, expresan una negra toma de conciencia: no queda ya nadie a quien echarle la culpa por el fracaso del país que arrastra como una condena “la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser”. 

Las sobreactuaciones intentan enmascarar la mediocridad.
Lo de Fernández ante el premier de España no deja de ser una estupidez cometida en su afán de pasar por simpático y culto, por mucho que la investidura presidencial le imponga calibrar mejor el impacto de sus palabras. Conviene, por supuesto, que un Presidente se abstenga de las estupideces, pero el problema es que cualquier nimiedad se magnifica hasta el absurdo. 
De modo que se ofendieron los representantes de los pueblos originarios supuestamente ninguneados y una tracalada de repentinos intérpretes del estado anímico de mexicanos indígenas y brasileños selváticos, para quienes las expresiones del mandatario fueron emergentes de su ignorancia, larvado racismo y falta de empatía. 

Referentes políticos a los que en su vida le interesaron los pueblos originarios descubrieron de pronto antecesores diaguitas en sus árboles genealógicos, sintieron el llamado fascinante de la América Morena, revelaron su predilección por la lectura de las Andanzas de Patoruzú y pidieron perdón “en nombre del pueblo argentino”. Psicólogos al paso, desplegaron todo un análisis del inconsciente de Fernández desde una sola frase desafortunada.

Como sus disculpas hacia quien hubiera podido sentirse ofendido no hicieron más que exacerbar las animosidades, en el acto siguiente de la tragicomedia el Presidente solicitó la exégesis de su improvisación antropológica a la titular del INADI, Victoria Donda, quien para no ser menos consideró un hecho “histórico” que se disculpara. “Histórico”: el derrotero político nacional se desarrolla entre unas sobreactuaciones e hipérboles que lo hacen ridículo.
Los “memes” que saturaron las redes sociales son lo único rescatable del episodio. Cualquier cosa podrá discutirse sobre la identidad de los argentinos, menos las características de su lúcido sentido del humor: se ríen en defensa propia, amargamente, para no llorar por el decadente espectáculo del que forman parte.

La diputada nacional Fernanda Vallejo defiende un aumento del 40% en las dietas parlamentarias y manifiesta su "vergüenza" porque los tribunos argentinos son los peores pagos de Latinoamérica. Respuesta iracunda, entintada de moralina hipócrita: rasgarse de vestiduras y mesarse de cabellos por el tamaño del agravio ético, ceñudas reconvenciones y advertencias morales ¿Y qué es lo de Vallejos, al final? Menos una desfachatez que la exhibición de unas limitaciones intelectuales que le impiden advertir el nivel de su imbecilidad y el daño que se provoca a sí misma, a su sector y al Congreso. Tal minusvalía es más preocupante que el aumento de las dietas.

El diputado mendocino José Luis Ramón festeja la sanción de la extensión de los subsidios al gas a las zonas frías revoleando una frazada y todo el cuerpo, presidente incluido, se los festeja. Cuánta sutileza e inteligencia: tiembla Les Luthiers. 
Las payasadas no alcanzan a disimular la degradación. El circo se hace cada vez más burdo, las usinas de los dos bandos soplan las brasas del odio con el ejercicio diario e intenso de la indignación selectiva.
En el país impotente, que se descapitaliza sin pausa desde hace sesenta años, donde la pobreza acelera hacia el 50%. Vaya a saberse de dónde vienen los argentinos; si siguen así, es seguro el desastre hacia el que van.
La sociedad lo presiente, con vergüenza genuina. Por eso se ríe tanto, en defensa propia.

Otras Noticias