CARA Y CRUZ

Autonomía y caprichos

miércoles, 5 de mayo de 2021 · 01:04

En la controversia por la suspensión de la jornada de carreras cuadreras organizadas en Santa Rosa el último fin de semana, el ministro de Seguridad, Gustavo Aguirre, desplegó ante las habituales desmesuras del intendente Elpidio Guaraz un argumento de lo más razonable.

“La autonomía municipal podría tener otra relevancia si Bañado de Ovanta tuviera un sistema de salud municipal en el que los pacientes con coronavirus se trataran en ese lugar. Pero en este caso, el Hospital Malbrán es uno solo y para toda la provincia; allí recurren personas de los distintos departamentos. Por eso nos preocupamos y consideramos que es necesario tomar medidas provinciales y no permitir que la irresponsabilidad de algún intendente pueda poner en riesgo la salud de todos los catamarqueños", consideró el ministro.
Esto es: las apelaciones a la autonomía municipal proceden si el intendente está en condiciones de responder por las consecuencias de sus decisiones, caso que no es del de Guaraz. 


La pasión por el turf del intendente, bajo cuyo influjo declaró a Santa Rosa “capital” de la actividad, lo induce a promover aglomeraciones inconvenientes desde el punto de vista sanitario dada la peligrosidad que supone la curva ascendente de la peste en este momento. Es, por otra parte, una conducta sistemática a la que por fin se le empieza poner un freno desde el Gobierno.
Aguirre reveló que el operativo policial para impedir la realización de las carreras debió ordenarse debido al fracaso de las gestiones para que las justas hípicas se suspendieran.

"Le pedimos que desista de las carreras por la Etapa Roja, pero decidió sacar resoluciones buscando la continuidad. Por eso fue necesario hacer el operativo. Nos hubiera gustado tener el entendimiento del intendente. Para dialogar se necesita la voluntad de dos personas y no encontramos en el intendente esa posibilidad. Si le estamos pidiendo a la gente que no lleve los chicos a la escuela, nos pareció que permitir carreras cuadreras era un contrasentido", señaló al respecto.


"El título de abogado – replicó Guaraz, con la sensatez característica que despliega en su muro de Facebook- no quiere decir que seas capaz. No tenés historia, te recibiste y empezaste a vivir del Estado, no estás preparado. Renunciá porque al Gobernador le hace falta gente capaz e inteligente. El mayor capital del ser humano es la inteligencia, y es lo que no están usando ni Gobierno Nacional y Provincial. Les voy anticipando, esto puede empeorar si no somos inteligentes".
No te querés nada, Gorozito. Es incomprensible que ni la Nación ni la Provincia hayan convocado todavía al esta luminaria de la epidemiología universal para desburrarse.

Los berrinches del intendente no obedecen sólo a que el Gobierno, por primera vez, se haya negado a satisfacerle los caprichos. 
La suspensión de las cuadreras precipitó acres recriminaciones de propietarios de caballos de otras provincias que habían costeado viaje y estadía en Santa Rosa para participar del evento en la promocionada “Capital del Turf”. 


Así como no estaba en condiciones de solventar con sus medios una disparada del coronavirus en su distrito, Guaraz tampoco podía indemnizarlos por los gastos en que habían incurrido debido a su irresponsabilidad. Con los curiosos criterios de autonomía que tiene, faltaría que le pida al Gobierno aportes extras para solventar estas compensaciones, que en su extravío considerará consecuencia del cumplimiento de las disposiciones profilácticas que se le imponen a todo el mundo y no a sus propios desatinos. 

Otras Noticias