cara y cruz

Motor para la producción

jueves, 25 de febrero de 2021 · 01:02

Esta semana los productores vitivinícolas de Tinogasta, tanto los de la cabecera departamental como los de Fiambalá, tienen motivos para levantar el ánimo y mirar con mejor perspectiva el futuro del sector. La razón es la puesta en marcha de dos grandes plantas mosteras, construidas con el aporte conjunto del Estado provincial y del sector privado.  En Tinogasta, el martes se inauguró la nueva Planta de Elaboración de Mosto Sulfitado de la empresa “Jugos del Mundo”, propiedad del empresario Juan Longo, con una inversión de $90 millones. 
Por parte del Estado provincial, AICAT aportó 15 tanques de acero inoxidable de 100.000 litros de capacidad cada uno, con una capacidad total de 1,5 millones de litros; una máquina concentradora de mosto con capacidad para procesar 250.000 kilos de uva diaria; una caldera, una sala de máquinas y un tanque fuel oil de 40.000 litros. El sector privado, por su lado, incorporó a la planta depósitos de fibra de vidrio con una capacidad de almacenamiento de 4 millones de litros. De manera que en total, la planta podrá almacenar 5,5 millones de litros de mosto. Además, también se inauguró la mostera de la bodega “La Indómita”, en la localidad fiambalense de Medanitos. Ambas plantas permitirán elaborar mosto sulfitado para la producción vitivinícola del departamento. 
Para el gobernador Raúl Jalil, presente en la inauguración, se trata de “una alternativa comercial sólida para los pequeños productores, ya que con la posibilidad de participar del negocio de manera global, aumentarán los volúmenes de venta. Además, con la posibilidad de almacenar el mosto, se evita la urgencia de cada productor de tener que vender lo producido de manera inmediata, a granel y sin proceso de agregado de valor”. 


En diálogo con El Ancasti, el empresario Longo explicó que con estas mosteras la producción vitivinícola tinogasteña tendrá una transformación clave, al reducir en forma significativa el costo del transporte, almacenar mayor cantidad de producción y alentar a los pequeños productores con el mejor precio de la uva. El negocio tiene su complejidad. El mosto es básicamente el zumo de la uva que se obtiene luego del prensado. Puede contener semillas y piel, además de la pulpa. Hasta ahora, buena parte de la producción de mosto que se hacía en Tinogasta se enviaba a Mendoza, donde las bodegas lo industrializan y convierten en vino. El costo del flete era de $5 por litro. Cada camión puede transportar en promedio unos 30.000 litros. De modo que un solo envío tenía un costo de $150.000, que en adelante se ahorrará al incrementar la capacidad de almacenamiento.
Por otra parte, el precio de la uva que el Estado les paga a los minifundistas se triplicó. En 2020, cada productor recibía $5 por kilo de uva; ahora cobrará $16 si se trata de una venta al contado o $20 si es financiada. El incremento del precio tiene un efecto adicional, ya que le permite al productor competir en mejores condiciones de mercado con otros compradores. 
“Consideramos que es un buen precio y que ayudará a los alicaídos productores del departamento, para que no bajen los brazos y puedan mantener o incluso aumentar sus cosechas”, dijo Longo, un bodeguero con tradición familiar en el rubro. 
En el caso de “Jugos del Mundo”, la mayor parte de la producción de mosto va destinada a Sudáfrica. Son aproximadamente 6.000.000 de litros por temporada de cosecha. 
Además, también se conoció que el Estado provincial creó un Fondo Rotatorio por 250 millones de pesos destinado a la producción vitivinícola tinogasteña en el marco del plan de reconversión varietal de la vid. Es decir, un proyecto de medio plazo para empezar a mejorar la calidad de la uva en función de la demanda nacional e internacional.
En suma, los productores de vid de Tinogasta hoy tienen otro horizonte. A medidas coyunturales, como el precio de la uva, se suma una infraestructura de envergadura para procesar la producción y depositarla en condiciones acordes a los estándares requeridos en la industria del sector. Y no quedar a expensas de la tiranía del flete y del enloquecedor precio de los combustibles en el país.

Otras Noticias