domingo 16 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
EDITORIAL

La pesadilla no ha terminado

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
28 de noviembre de 2021 - 01:03 Por Redacción El Ancasti

La pandemia está lejos de terminar. A los rebrotes causados en meses anteriores por la variante Delta se le suma ahora la amenaza de la variante Épsilon, recientemente detectada en Sudáfrica y que, suponen los científicos, puede traer aparejadas nuevas complicaciones porque son más resistentes a la inmunidad otorgada por los contagios anteriores o las vacunas existentes. 
La aparición de variantes de la cepa original del coronavirus es posible por una muy inequitativa distribución de las vacunas. Precisamente, las mutaciones se producen en países donde la circulación del virus es muy alta porque la población no está vacunada. En la conferencia de prensa que brindó el pasado viernes, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, brindó un dato que explica con contundencia la desigualdad en el reparto de las dosis: “En este momento hay 6 veces más terceras dosis y refuerzos en el mundo que primeras dosis en los países pobres. Hacemos un llamamiento a todo el mundo para que hagamos cosas concretas, para que lleguen las vacunas a África, para que el acceso sea equitativo. Es un trabajo colectivo y un problema global”.

Argentina goza en este momento de una situación epidemiológica favorable, que claramente puede atribuirse a la inoculación masiva de la población: el 81% de los argentinos tiene la primera dosis, el 64% el esquema completo y ya se avanza en la aplicación de las terceras dosis. Sin embargo, los casos han empezado a subir en las últimas semanas, por ahora lentamente, aunque ese incremento progresivo no se verifica por el momento en una suba de los fallecimientos. De un promedio de 1.100 contagios diarios que había a principios de noviembre se ha pasado a un promedio de casi 1.500 en la última semana.

La flexibilización de los cuidados preventivos parece haber incidido más en la propagación de los casos que la variante Delta, que en el Cono Sur no ha tenido el impacto que tuvo en los países del norte, particularmente Europa y Estados Unidos. Los eventos masivos, que se han generalizado en la Argentina en los últimos meses, son potencialmente instancias peligrosas de contagio. Por eso cobra cada vez más fuerza la posibilidad de que empiece a implementarse el pase sanitario para concurrir a este tipo de eventos, alternativa que ya se aplica en varios países. Es decir, el que quiera concurrir a eventos masivos y en espacios cerrados deberá acreditar que tiene el esquema completo de vacunación al menos 14 días antes de esa instancia.

“Es una medida que va a hacer que quienes demoraron en completar el esquema puedan tener ese estímulo para realmente dar ese pasito, percibir el riesgo, la importancia que tiene completar el esquema de vacunación”, sostuvo la ministra.
A casi dos años de la aparición de los primeros casos de Covid-19, la pandemia continúa su evolución. Mayor equidad  la distribución de las vacunas y medidas que, como el pase sanitario, se adapten permanentemente a las necesidades que vayan surgiendo, son clave para que el mundo salga de una pesadillas que se ha extendido mucho más tiempo del calculado en marzo de 2020.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar