miércoles 1 de diciembre de 2021
9° Catamarca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo bueno, lo malo y lo feo

La dignidad del pueblo andalgalense

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Como integrante del pueblo de Andalgalá, deseo compartir unas ideas para la reflexión.

Concluido un nuevo proceso electoral, se afianza la defensa del agua como derecho humano por excelencia; al mismo tiempo se fortalece el fuerte rechazo al pretendido proyecto megaminero en la cuenta del río Andalgalá. 

La mayoría del pueblo de Andalgalá continúa caminando todos los sábados (se concretó la caminata N° 613), gritando al mundo entero, especialmente a las autoridades de Catamarca, que se niega a ser un "pueblo sacrificable" por la avaricia y los "negociados" de algunos que violan leyes (Ej: Ley de Protección de Glaciares y Ambiente Periglacial; Ley General del Ambiente; la ley de Bosques; Ordenanza N°29/16; Constitución Nacional-art 14, entre otras) con el solo objetivo de satisfacer apetencias personales o de grupos empresarios-familiares proveedores de los proyectos mineros, que diariamente algunos medios de comunicación se animan a denunciar.

Los organismos que deberían controlar y hacer cumplir las leyes miran para otro lado o dejan hacer a las empresas mineras, cayendo en la ilegalidad o violación de las leyes. En el pueblo se conoce a estas empresas como “ilegaIes" que pretenden

dejarnos sin aguas y con un fuerte pasivo ambiental.
Mientras la minería avanza dañando el cerro y los ríos, la Justicia desnuda públicamente las estrategias que emplea el poder político-gobernante para doblegar a los vecinos que se oponen a la megaminería ("plantar droga", conceptos vertidos por la esposa del ex fiscal Morales). La Justicia no escuchó nada, no se dio cuenta, no lee los diarios, una vez más dejó hacer en contra de los derechos de las personas.

La Justicia de Catamarca actúa en contra de los defensores del Agua (no leyeron el Acuerdo de Escazú), judicializa a los vecinos y vecinas, armando causas sin fundamentos a cargo de funcionarios judiciales que fueron empleados de las mineras. Estos mismos funcionarios no investigan de oficio cuando se violan leyes, cuando se viola la veda electoral (dádiva de bolsones con agresiones físicas y verbal de por medio) o cuando personas ligadas a los organismos de control minero entregan plata a metros de los lugares de votación, intentando comprar la voluntad de las personas para imponer la megaminería. Estos hechos se repiten descaradamente en todo acto electoral. Pero la dignidad y la concientización del pueblo de Andalgalá se fortalece ante tantos atropellos.

La lucha sagrada del pueblo, en defensa del agua y en rechazo al proyecto megaminero, lleva varios años sin ser escuchada y menospreciada por los gobiernos de turno.

Por favor, dejen de provocar y violentar al pueblo. Entiendan que está en juego la vida y dignidad de una comunidad que desea vivir "Libre de Megaminería", tenemos el derecho a vivir en paz.
Nunca la licencia social, la lucha es por el agua y la vida la paz social se lograra cuando se vayan las mineras. Fuera la minera, bajen las máquinas del cerro.

D.G.S.
Vecino del pueblo 
DNI N° 16.193.489 
Andalgalá

 

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar