jueves 13 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CARA Y CRUZ

Viejas mañas

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de noviembre de 2021 - 01:10 Por Redacción El Ancasti

La Dirección de Educación Superior del Ministerio de Educación descubrió en un monitoreo sobre los IES que varios docentes no asisten a dar clases aunque en las planillas de asistencia figuran como presentes a través de su firma. Vieja maña que registra diversidad de operatorias: firmar y retirarse, hacerse falsificar el gancho o bien firmar todo en una sentada para dejar cubierto el flanco burocrático. 

Los resultados del informe fueron elevados a la ministra, Andrea Centurión, para que decida qué hacer, pero en principio se estaría ante un fraude perpetrado con la complicidad de las autoridades de los institutos involucrados, ya que se habrían documentado, a los efectos de la presencialidad y el cobro, labores docentes no cumplidas. En algunos casos se comprobó que el ausente daba clases en otro lado en el mismo horario en el que debía estar en el IES.


“Docentes que se niegan a enseñar porque están enseñando en otra parte, eso también se detectó. Todo docente sabe que, para llenar sus papeles de alta, tiene que elaborar una declaración jurada que fija que no tenga incompatibilidad horaria; es decir: que si estoy en una escuela no puedo estar al mismo horario en otro lugar”, explicó la directora de Educación Superior, Anahí Perea, sin considerar podría estar extendiéndose el don de la ubicuidad. 

“Uno espera que la declaración jurada que fue presentada sea real, pero cuando uno va a las instituciones se encuentra con que el docente no está y que además se sabe que no va a ir porque se sabe que dando clases en otra institución. Se detecta más en el interior, pero también en Capital se detectó la no presencialidad. El docente tiene la posibilidad de justificar porque no está en clases, tiene que explicar, y en el caso más grave se hace una presentación y todo docente sabe que es abandono de servicio y si ha falseado la declaración jurada va a la parte jurídica", explicó.

La ministra Centurión tiene una oportunidad valiosa para dar señales de cambio en el área de Educación, caracterizada desde hace años por los enjuagues escandalosos. Se le presentó inesperadamente, porque el sondeo de Educación Superior no buscaba anomalías, sino conocer las necesidades de los IES, pero ya que está…


Aparte de los sumarios administrativos obvios, corresponden acciones judiciales tanto contra quienes cobran por un servicio sin prestarlo como contra quienes los apañan, ya que se habrían adulterado las planillas de asistencia.

Estos eventuales planteos en la Justicia no deberían limitarse a la presentación en mesa de entradas de Fiscalía, como ocurre por lo general. Comenzar a erradicar el ausentismo amañado en el sector docente requiere conductas más activas que las simbólicas: que los abogados de la cartera educativa estimulen las causas y las sigan para que la Justicia no tenga margen para cajonearlas.


También sería pertinente la intervención de la Fiscalía de Estado, al menos de acuerdo a lo ordenado por la Constitución Provincial, que asigna al Fiscal de Estado la función de “defender el patrimonio de la Provincia, que será parte legítima en todos los juicios en que se comprometan intereses o derechos provinciales”.

En este caso, el Estado catamarqueño habría venido pagando, no se sabe desde cuándo, emolumentos a personas que no contraprestaron el servicio por el que cobraban. Hay un perjuicio obvio, sería interesante que se lo cuantificara a los efectos de su reparación.

La intervención de Fiscalía de Estado, además, marcaría el interés político del Gobierno en el tema, que hace a la calidad educativa. Podría incluso requerirse, como ha hecho en otros asuntos, el respaldo de los sindicatos docentes. 

Téngase en cuenta que los pesos que se pagan a los ausentes fraudulentos se restan de posibles mejoras para los que sí se desempeñan con regularidad y acumulan todas las horas permitidas para poder juntar un ingreso digno, mientras los vivillos se rascan.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar