miércoles 1 de diciembre de 2021
16° Catamarca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CARA Y CRUZ

Estimular discordias

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
20 de octubre de 2021 - 01:10 Por Redacción El Ancasti

A diferencia de anteriores incidentes que lo tuvieron de protagonista, esta vez el obispo Luis Urbanc no fue víctima de sus exabruptos y actos fallidos: sus objeciones a la aplicación de la Educación Sexual Integral formaron parte del saludo por el Día de la Madre que el Obispado difundió a través de sus redes sociales. 

Para Urbanc, que el Ministerio de Educación haya suplantado los días de la madre y el padre por la “Semana de la Familia” distorsiona el sentimiento que debe profesarse hacia las progenitoras. 

Se ve que el asunto lo atormenta, porque se ocupó de localizar con precisión meridiana la semilla satánica: resolución 322 del Ministerio de Educación de la Provincia, punto 4, inciso 16, fechada el 21 de septiembre. La cartera educativa introduce el cambiazo “respetando lo establecido en la Ley 26.618 de Matrimonio Igualitario y la posterior regulación del Código Civil y Comercial de la Nación, la cual amplía el paradigma del concepto de familia, generando nuevos horizontes de derechos y responsabilidades para el sector educativo". Es decir: el ministerio adaptó los ritos escolares tradicionales a la legislación, que a su vez ampara con derechos civiles a personas que estaban excluidas por sus preferencias sexuales y afectivas. 

La resolución busca "adecuar las regulaciones, prácticas y rituales que constituyen la cultura institucional en el marco de las Convenciones Internacionales y las leyes vigentes en materia de Derechos Humanos, Género y Diversidad”, con énfasis en tres ejes: "Transitar la escuela desde la perspectiva de Derechos, Género, Diversidad y Lógica del Cuidado", "La construcción de la autoridad en la escuela"; y "Pautas para la readecuación de los documentos normativos institucionales".

"Qué triste que las nuevas generaciones sean deformadas en nuestros centros educativos en la forja de sus afectos hacia esas personas que les dieron la existencia y que se esfuerzan por cuidarlas. ¡Qué triste homenaje a nuestro querido Beato Mamerto Esquiú, a pocos días de su beatificación!", se lamentó el Obispo.

¿En qué consistiría la “deformación”? ¿Supone Urbanc que los hijos repudiarán a sus madres por disposiciones del Ministerio de Educación? Si se diera una vuelta por las escuelas, el pastor advertiría que los niños y adolescentes son cada vez más refractarios a los prejuicios de orden sexual y de género que signaron la formación de sus padres. 

En los mejores casos resulta hasta inapropiado hablar de tolerancia, término que conlleva un esfuerzo de quien tolera para aceptar lo diferente y, por lo tanto, una superioridad moral del tolerante hacia el tolerado: es una saludable indiferencia hacia las elecciones del prójimo, que no son motivo de juicio.

Que las diputadas Cecilia Guerrero y Adriana Díaz cuestionaran al Obispo era obvio. Sorprendieron en cambio las declaraciones del ex director de Educación Privada y Superior Rubén Martí, cuyas posiciones en temas como el del aborto fueron coincidentes siempre con las del clero.

La resolución, explicó el ex funcionario, plantea que "las escuelas cambien su cultura institucional para adecuarla a las nuevas leyes, no solamente la ESI, sino también la Ley de Identidad de Género, la Ley Micaela, entre otras".

El diálogo para la implementación plena de la ESI “ha llevado a que nosotros vayamos madurando. Ha habido seguramente mucho errores, pero también muchos aciertos; hemos ido aprendiendo y esta madurez lleva a que tengamos también un diálogo maduro para sacar los estereotipos que a veces evitan pensar y tener una visión crítica de la realidad”, señaló.

Esta última intervención de Urbanc en la discusión pública podría considerarse una nimiedad. Si lo único que tiene para criticar de la aplicación de la ESI es la Semana de la Familia, hay que felicitar el trabajo de la cartera educativa.

Hay que contemplar, sin embargo, otra perspectiva. El pronunciamiento sobre tamaña insignificancia fue, como se dijo, premeditado ¿Por qué el Obispo estimula discordias? 

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar