EDITORIAL

Medida positiva, pero insuficiente

lunes, 11 de enero de 2021 · 01:03

La puesta en marcha de un paro de comercialización dispuesta por algunas de las entidades que representan a los productores agropecuarios, sobre  todo de la zona núcleo de producción –la Pampa Húmeda- ante la medida oficial de cerrar las exportaciones de maíz por el desabastecimiento interno de ese producto, corroboran la siempre tensa relación entre el Gobierno nacional y este sector del “campo”.

Pero hay otros sectores de la producción agropecuaria que, por estos días, festejan una medida dispuesta por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, que eliminó desde fin de año los derechos de exportación para la mayoría de los productos de las economías regionales, una medida que busca alentar las exportaciones de productos con valor agregado.
El concepto de economías regionales se define casi por descarte. Son aquellas que no están situadas en la zona núcleo, y por lo tanto incluyen a las producciones del NOA, NEA, Cuyo y Patagonia. 

La novedad es que están comprendidos en el decreto 1060 publicado en el Boletín Oficial productos no agrarios. De hecho, en los fundamentos del instrumento legal se puede leer. “En cuanto a los bienes agroindustriales, se identificó en una primera revisión la potencialidad de determinadas economías regionales en términos de crecimiento de las inversiones, la producción y las exportaciones que generará creación de empleo en forma directa e indirecta en todas las provincias del país”.

La iniciativa busca, en una primera etapa, recuperar los niveles históricos de exportación, que se habían visto reducidos por la crisis económica, en especial la de los períodos 2018-2019, agudizada este año por la pandemia. Y en una segunda etapa lograr estándares más altos que los históricos en función de una necesidad estructural del país de contar con mayor cantidad de divisas.
Algunos de los productos beneficiados con el nuevo arancel del 0% son: carne ovina y caprina, huevos, acuicultura, apícola, productos hortícolas (tomate, pimientos, cebolla, ajos, puerros, esparrago, etc), hongos, olivícola, maíz pisingallo, legumbres, papa, mandioca, frutos secos, frutas tropicales, cítricos dulces, cítricos, uva en fresco y pasas de uva, cucurbitáceas, frutas de carozo, frutas finas, peras y manzanas, infusiones, semillas, quínoa, especies, alfalfa, alimentos en base a frutas, jugos de frutas y aceites y esencias de cítricos.

La medida, aunque positiva, es claramente insuficiente para reconfigurar una trama productiva muy deteriorada como es la de las economías regionales, que viene padeciendo restricciones que podrían removerse con un plan estratégico que apunte a lograr niveles de rentabilidad no solo ocasionales, sino con cierto grado de permanencia. Es decir, un programa sustentable en el que las decisiones políticas de aliento a las exportaciones son apenas una premisa que debe estar acompañada de otras que respondan a las demandas que los productores regionales vienen sosteniendo desde hace años.n

Otras Noticias