CARA Y CRUZ

Flor de envidia

El fiscal de Belén ya fue objeto de investigación por supuestas maniobras irregulares con automotores.
jueves, 17 de septiembre de 2020 · 01:05

Hay vocaciones irrenunciables de tan fuertes. La del fiscal de Belén, Jorge Flores, parece estar acendrada en los automotores.
El concejal Guillermo Valdez Franco acaba de denunciarlo e interponer un planteo de jury en su contra porque, asegura, gestionó que se eximiera de los controles de rigor a camiones de una empresa con la que estaría vinculado y contribuyó de este modo a la disparada belicha del coronavirus, que ha convertido al departamento en epicentro de la pandemia en la provincia. 
Este asunto de los utilitarios se encadena con uno anterior, por el que la propia Corte de Justicia ordenó abrir una investigación tendiente al juicio político a fines de 2018. Se le endilgaba mal desempeño por supuestas intervenciones suyas en operaciones de compraventa de vehículos. Flores habría usado las prerrogativas de su cargo contra los deudores de una sociedad –no se sabe si sería la misma de los camiones de ahora-, hostigándolos a cancelar sus compromisos.  


Este Belén es una verdadera delicia. 
Foco más intenso del coronavirus, el intendente de Puerta de Corral Quemado todavía en funciones a pesar de haber sido condenado por abuso, dos curas -Juan de Dios Gutiérrez y Moisés Pachado- encartados también por ultrajes y el fiscal embarbascado en denuncias por tráfico de influencias. Completito el combo.
Según Valdez Franco, Flores utilizó su poder para que se permitiera el ingreso a Belén de unos camiones que transportaban verdura sin que se le realizaran a los camioneros los controles pertinentes en el marco de las disposiciones preventivas para el COVID-19. El edil le atribuye al fiscal relaciones con la empresa transportista y la verdulería.
"Dejaron entrar cuando estábamos en fase 1, pero además los hisoparon y los dejan que se vayan a su casa, y no quedan aislados. El virus no es de ahora, ya viene hace rato", sostuvo Valdez. 


"Apuntamos al fiscal Jorge Flores porque aparentemente los camiones serían de él. Apuntamos a que se investigue de quién son los camiones, para quién trabajaban, qué implicancia tiene el fiscal en esto. Estamos pidiendo que se investigue el tráfico de influencias, si los camiones son de él o no y también que excepción tienen como para permitir el ingreso sin control", añadió. 
Comentó además que ya había realizado una denuncia pública, por la que recibió una carta documento en la que el fiscal le pidió que se retracte, pero él decidió avanzar con la presentación judicial.
O sea que, para Valdez Franco, Flores sería uno de los responsables, sino “el” responsable, de que el coronavirus se haya encarnizado con la Cuna del Poncho.
Flores, como es obvio, negó tamañas imputaciones, pero entre sus argumentos introdujo uno antológico por su heterodoxia jurídica.

El fiscal de Belén ya fue objeto de investigación por supuestas maniobras irregulares con automotores.


"La envidia que hay en esta sociedad es un flagelo. Acá hay dos o tres personas que quieren contaminar a la sociedad para ponerla en contra mío. Mi familia y yo no tenemos nada de qué preocuparnos porque somos personas honestas, trabajadoras y con una moral intachable", afirmó, y subrayó que la propia policía podrá dar fe de su accionar como fiscal. 


De todos modos, admitió que su esposa tiene una empresa transportista. "Lo que pasa que me adjudican a mi porque me quieren hacer daño porque soy el fiscal", analizó. Es un problema de orden psicológico de la gente que no soporta el éxito ajeno, así sea por la interpósita persona de una compañera de vida.
La firma, garantizó el fiscal, “tiene todos los papeles en regla”. Menos mal: si no fuera así, iba a tener que inhibirse en una eventual causa por tener una empresa trucha y usufructuar de sus utilidades, que son bienes gananciales. 
Capaz que los envidiosos hasta le metían otro pedido de jury.n

Otras Noticias